A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

domingo, 2 de octubre de 2011

Quedan 30 minutos.


Existen días como este en que no sale nada de tu interior coherente, tu mente es una banda desafinada o un atajo de borrachines “soplando” a dos carrillos. Por más que colocas una palabra junto a la otra al releerlas, borras, cortas, pegas y el resultado es infumable. Recuerdo que una amiga me comentaba frente al espejo que en determinados días la piel de la cara de las mujeres “rechazan” los maquillajes, “se despegan” añadió. De manera que al mirarlas se ve a leguas que no se integra. Esos son mis palabras y mis ideas, el papel virtual de la pantalla se vuelve perezoso y con un movimiento de hombros, se sacude estas hojas de otoño.
Es que llevo una semana negra, me equivoque de programa en la lavadora, descongele lo que no necesitaba, adelante un feliz cumpleaños varios meses a una amiga, a la que le sentó como un rayo. Me encantaría tener la excusa de las hormonas como mi amiga o una jaqueca oportuna, pero suelo ser tan predecible que resultaría falso. Ni siquiera tengo la posibilidad que en mi frente apareciera un cartelito con eso de, “error 585, este imbécil se cerrara en breves momentos, guarde su información”. Que aburridos somos los hombres las tardes de domingo. Quedan 30 minutos para que se acabe esta semana, algo bueno por fin.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...