A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Atardecer.


Mirar un atardecer encoge y a la vez engrandece el alma. Como otros miles de seres en otros miles de años, quedas sobrecogido y en el fondo de ti mismo siempre queda ese último rayo de luz como esperanza. De un lugar, de un tiempo, de un futuro, de un rostro, de unas manos…De tus manos es lo que hoy hubiera pensado de estar allí. Como esas rocas del faro que se citan en cada marea con las olas, como las palmeras y el poniente, como……el atardecer y tu ausencia.
Se enciende la luz del faro y no sé si es la torre o los barcos quienes más desean verse y encontrarse, como yo a tí.

2 comentarios:

mientrasleo dijo...

Preciosas palabras, maravilloso paralelismo con el faro en ese incomparable marco que es el atardecer.
Un beso

moderato_Dos_josef dijo...

Si, realmente precioso ese atardecer. me hace recordar otros atardeceres....

Saludos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...