viernes, 25 de noviembre de 2011

No encendáis las lamparas.


No encendáis las lámparas
ni me llaméis.
Dejadme aquí sin luces.
Mi alma está mejor en la penumbra.

Ved cómo la sombra maravillosa
envuelve mi frente.
Mirad mis manos,
mirad mi aspecto dulce
y que os oiga decir:
"Dejadlo está soñando,
dejadlo solo, allí sin lumbre".

Alberto Rojas Jiménez. Chile 1900-1934.

1 comentario:

SUREANDO dijo...

Alberto Rojas Jiménez viene volando...

El rumor del mar.

Hasta que un profesor plasta explicó,  que cuando colocas una caracola en tu oído lo que oyes no es el mar sino el sonido de tu rieg...