A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

jueves, 8 de diciembre de 2011

En medio de la calma.

Sopla del noroeste un viento suave, el sol es agradable, y el mar se ve adormecido, sin ganas. Nos permite a un par de veleros navegar en calma, vamos paralelos a la costa a menos de una milla. Solo se oye el ruido del viento y del barco que se despereza agradecido. Imagino que en este momento somos, como un peine acariciando una larguísima melena celeste. Navegar a solas es una conjunción de relax interior y una cierta tensión física, la mente se concentra en un espacio reducido, justo el barco. De cuando en cuando se rompe el encanto, la radio nos conecta con el puerto y los barcos cercanos, pero hasta eso es relajante. El mar es estar lejos y cerca a la vez, es recuperarse a uno mismo sin interferencias. Desde allí imagino que estas sentada en ese banco mirando el mar, tus labios se estiran en una amplia sonrisa, enmarcada en ese paréntesis de tus mejillas. Mi corazón habla en morse con el tuyo, mientras viro en redondo.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...