A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Voy....


Voy subido en esto que llamaríais cuerpo,
veo, como se mueven mis brazos, los observo.
Mi razón o lo que de ella quede es
como un caracol arrastrando su pesada concha.
Hubo un tiempo distinto,
en que mis manos, mis dedos
y mi corazón eran uno,
mi reloj una inmensa esfera
con inacabables horas,
donde cabían lunas ocasos y mareas.
Un tiempo donde un beso suyo
era mejor que el mejor de los sueños.
Un tiempo de noches calmas,
de atardeceres lentos,
de ir de la mano
acariciando un infinito incierto.
Hay una farola donde
algunas tardes aun la espero,
y en una charla que existe tan solo
en mi sentimiento,
vuelvo a decirle aquellas…
que aun la quiero.
Piso mis pasos de vuelta,
con el sol ya puesto.
Mente y cuerpo cada uno por su lado
el corazón en silencio, en el recuerdo
una imagen, una melena al viento
una sonrisa amable, una caricia, un beso
regresan lagrimas a mis ojos
aun me quedan los sueños.

2 comentarios:

Capitán Smith dijo...

rescatado del baúl de los recuerdos.

Espérame en Siberia dijo...

Es un texto de lo más poderoso. En serio.
Felicidades.

Mucha luz, cariño.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...