A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 30 de enero de 2012

Lady Sings the Blues.


Who's prepare to pay the
price for a trip to paradise?
Billie Holiday, Love for sale





Gorrión triste que anida entre el piano y el humo, esta garganta
inventa la sustancia más oscura de la noche.
Revelación de lo que existe detrás de la ingrávida tiniebla de
los predestinados,
carne inútil e intensa como este canto de embriaguez,
lámpara votiva de las alucinaciones, luna sembrada de alcohol,
muchacha que flota, muchacha que vuela, alambre vivo,
ella nombra el sustrato profundo de los cuerpos,
aguja que teje un sol líquido a la sangre,
oh baby,
quiero dormir.


Dario Jaramillo Agudelo. Antioquía, Colombia 1947.

¿Cómo seré?....


¿Cómo seré o
cuando no sea yo?
Cuando el tiempo
haya modificado mi estructura,
y mi cuerpo sea otro,
otra mi sangre,
otros mis ojos y otros mis cabellos.
Pensaré en ti, tal vez.
Seguramente,
mis sucesivos cuerpos
-prolongándome, vivo, hacia la muerte-
se pasarán de mano en mano
de corazón a corazón,
de carne a carne,
el elemento misterioso
que determina mi tristeza
cuando te vas,
que me impulsa a buscarte ciegamente,
que me lleva a tu lado
sin remedio:
lo que la gente llama amor, en suma.

Y los ojos
-qué importa que no sean estos ojos-
te seguirán a donde vayas, fieles.



Ángel González. Oviedo 1922

La hoja de parra.




Lo de la hoja de parra de Adán siempre me preocupó. Primeramente porqué no una de palmera, la de parra es así como esmirriada para ese uso, por otro lado, imagino al pobre Adán siempre con una mano inutilizada, posando para el pintor de aquella época. Eva no le iba a la zaga, aparte de agarrar su hoja, con el otro brazo tapaba su pecho, cosa incomodísima. Encima el Ángel allí blandiendo una espada, y los pobres mirando atrás, a pique de darse de morros con el primer árbol. Que manía con la hoja de parra, con los velitos y demás paños pudorosos, han tenido las religiones oriundas de aquel terruño. Con el calor que hace por allí.
Sin embargo y pasado miles de años aquella hoja de parra sigue en nosotros, no en nuestro cuerpo desnudo, sino en nuestra mente desnuda. Por eso, en una época donde se nos muestra tantos cuerpos preciosos, donde las costumbres han dado paso al respeto ajeno, sin embargo ahora vamos al psicólogo. Para que nos extirpe esa hoja de parra, esa que aun impide que crucemos la calle con alegría, con nuestra alma desnuda y demos un gran beso a esa persona, que lleva como todos, miles de años expulsados de nosotros mismos.

domingo, 29 de enero de 2012

Legado cósmico.





Cuando muera

quiero donar mis órganos



Mis ojos

se los dejo a la noche

(para el paso del caminante)



Mis oídos

a los necios

(que nada entienden)



Mi boca

se la lego al beso



pero mi corazón,

que se lo lleve el viento





Rosa Amelia Alvarado. Guayaquil 1944.

sábado, 28 de enero de 2012

Diana Navarro.

Añoranza. Haiku


En la bahía

también la primavera

flores de olas.



Matsuo Basho. Osaka. 1644-1694



Óleo de José Carlos Ortiz.

Tarde de invierno.



Sobre la calle, una luna mora enseñorea el cielo y sobre el suelo, un par de nubes grises han dejado cuatro gotas, que más que mojada la calle, parece que tiene una escarcha de plata. Brillan los escaparates y se reflejan un par de paraguas. Se achuchan bajo uno de ellos una joven pareja, él la abraza por la cintura y ella recoge su brazo en el suyo, ajenos a los pocos paseantes que con ellos se cruzan.

Este año, ni la lluvia, ni el sol, ni el frío, ni la nieve se deciden a coger la batuta de su tiempo y andamos algo despistados todos, mirando al armario y a la ventana, decidiendo que vestir. Lo mismo creo que va el interior, miramos el almanaque de las antiguas certezas, buscando como vestir nuestras miradas.

jueves, 26 de enero de 2012

En la perfecta edad.




El sabor del café, el cigarrillo,

el pausado paseo de la tarde,

el olor de la tierra cuando llueve,

la grata charla con algún amigo

y alguna rara página gozada

son tu amor a la vida, tus sentidos.

Ahondan las heridas con el tiempo

aunque oculte a su vez las cicatrices.

La juventud pasó, y eso que tienes

es lo que llaman madurez los necios.



Fernando Ortiz. Sevilla 1947.

sábado, 21 de enero de 2012

El silencio.


Todo el silencio de mi vida
está encerrado en un grano de ámbar.
Todo lo que callé y aún callaré
está escondido allí.

La sola voz desnuda que me obliga al secreto
y ni lágrimas vierte ni impaciencia,
es un punto negro dentro del amarillo fulgor
que el alma tiene,
una extensa planicie de oro en el desierto,
esférica y helada
con un solo habitante en su interior:
un pájaro gigante, muy lejano,
atrapado en la quietud de la resina,
derretidas las patas por el tiempo
y la mirada ingenua del que muere inocente.

Todo el silencio cabe en un segundo,
en un sueño,
en una seña,
o en el último estertor junto a otra boca.

Por eso escribo sin violar las leyes del silencio,
con la tristeza en flechas arrancadas del labio,
escarchada en cristales de azúcar y aguardiente
cual ramo de anís en la botella blanca
o faisana soñando solitaria
en los bajos espumeros de la sal.

Todo mi reino está rayado a esmeril
y es pasto del olvido,
costa brumosa surcada de aguanieves,
intenso mar que vive en mí
con la niebla y la sombra.

De sus playas extraje todo el ámbar,
de mi azotado corazón, todo el silencio.



Isla Correyero. Caceres 1957.

viernes, 20 de enero de 2012

Hubo un tiempo......



Ella admiraba la destreza de aquellas manos, de rodillas en la arena con sus cubos y sus palas, construían aquel castillo, su foso, la puerta con sumo cuidado. Después sentados esperaban la marea y sus olas. Contaban los minutos y en sus pensamientos mantenían firmes las murallas. Cuando el mar se adueñaba de la obra y dejaba un leve montículo en la orilla, ambos con grandes risas se zambullían de la mano en las aguas. Verano tras verano, fueron cambiando castillos de arena por otros de sueños. Él sentado junto a ella le hablaba y le hablaba de continentes, miraban estampas de animales exóticos, se imaginaban surcando mares. Mas tarde fueron las estrellas, los planetas y aquella señora redonda que cada mes iluminaba el cielo.
Pasaron los años, él ahora calla la mayor parte del tiempo, pero cuando se fija en sus ojos, sigue viendo en ellos aquella orilla, aquel cielo y se pregunta mientras ella le sonríe, cómo puede caber todo el mar en una mirada.




Óleo de Sorolla.

viernes, 13 de enero de 2012

Soneto del amor oscuro




La otra noche, después de la movida,
en la mesa de siempre me encontraste
y, sin mediar palabra, me quitaste
no sé si la cartera o si la vida.

Recuerdo la emoción de tu venida
y, luego, nada más. ¡Dulce contraste,
recordar el amor que me dejaste
y olvidar el tamaño de la herida!

Muerto o vivo, si quieres más dinero,
date una vuelta por la lencería
y salpica tu piel de seda oscura.

Que voy a regalarte el mundo entero
si me asaltas de negro, vida mía,
y me invaden tu noche y tu locura.


Luis Alberto de Cuenca. España 1950.

Los dedos de la aurora.




Entraban en mi alcoba sin llamar a la puerta,
deshojando en el aire la flor de su perfume.
Los oía arrastrarse, leves, hasta la alfombra.
Trepaban a la cama y luego, entre las sábanas,
me anunciaban el día con sutiles caricias.


Luis Alberto de Cuenca. España 1950.

Mediodía.







Tener, al mediodía, abiertas las ventanas
del patio iluminado que mira al comedor.
Oler un olor tibio de sol y de manzanas.
Decir cosas sencillas: las que inspira el amor…

Beber un agua pura, y en el vaso profundo
ver coincidir los ángulos de la estancia cordial.
Palpar, en un durazno, la redondez del mundo.
Saber que todo cambia y que todo es igual.

Sentirse, ¡al fin!, maduro, para ver en las cosas
nada más que las cosas: el pan, el sol, la miel…
Ser nada más el hombre que deshoja unas rosas,
y graba, con la uña, un nombre en el mantel…


Jaime Torres Bodet. México 1902-1974

Reflexión.



Detrás de la máscara
de rey de las piraterías
está el espejo
y también está detrás de la máscara
del seductor
que añeja su adolescencia
y tras de las abigarradas máscaras
rutinarias
las del héroe
la víctima
el estoico
el justo

Entonces
aparece a la intemperie
la seca reflexión de su cara
en el espejo de su sombra.


Juan Lizcano.Venezuela. 1914-2001

miércoles, 11 de enero de 2012

Corceles.



Corceles
de fiebre:


-Galopes
de bronce,

aromas
de sombra,

violencias
de seda-:


tus muslos
desnudos.


Juan José Domenchina. Madrid 1898- 1959

lunes, 9 de enero de 2012

Cómo volver a ser hombre y no perderse en el intento.


Los hombres tenemos que reconocer y admirar, que ellas nos han ganado por la mano. Me referiré solo a una cosa externa, pero que ha “hecho saltar la banca” de los prejuicios, si me permiten mezclar estos conceptos. Miraba hace unos días en la Facultad a una chica, metro ochenta, estilizada no delgada, subida en unos tacones de los del cine años 60, pantalón vaquero pitillo de cintura tan baja……que un centímetro más bajo ya no hablaríamos de cintura. Arriba un top que cubría escasamente el contorno del sujetador, con el cual hacia juego en sus tonos de color con ; el sujetador, el tanga y la cinta del pelo. La talla de su pecho era de las mayores y una melena cuidadísima adornaba por ultimo su gran belleza. Como ven he descrito un montón de características sexuales incendiarias para mi época. Aparte de esto la chica es una estudiante de arquitectura en su último año y habla con varias amigas de forma animada en al menos dos idiomas. Ese es el éxito de ellas, la ruptura entre una imagen llena de prejuicios sexistas, de roles sociales y de todos los que existían y la realidad. Una mujer que viste como le apetece sin dejar de ser una mujer.

Doy un sorbo a mi café y veo al fondo de la barra un grupo de varones, me costaría trabajo individualizarlos porque parecen un grupo de espías o un comando chiita, que luchan por pasar desapercibidos. Todos van uniformados con un pantalón también vaquero pero sin ningún estilo, no sé si son descoloridos de fábrica o de viejos que son, su pantalón también caído deja ver unos calzoncillos de dibujitos infantiles, unas zapatillas de cuadritos y arriba una camiseta de variados tonos grises al igual que una sudadera. Es una especie de grupo de adeptos a la “asociación de varones anónimos”. Este es nuestro fracaso, no hemos creado la imagen del hombre actual sin atisbo de machismo, de acosador, de violento, de sabelotodo, de aquello de las dos neuronas........ y un largo etcétera de millones de años.

A ese hombre por llegar le daría una receta. Póngase en el cuerpo de Marlon Brando en “Un tranvía llamado Deseo” lo siguiente; Un sorbito de Clint Eastwood en la cena de “Los puentes de Madison, La ternura de James Stewart en “Que bello es vivir” o “El hombre que mató a Liberty Balance”, la sexualidad de Jack Nicholson en “El cartero siempre llama dos veces” y el respeto mezclado con la clase de Robert Redfor en “Memorias de África”. Como decíamos los médicos antiguos en las recetas, MSA (mézclese según arte). Creo que esas chicas están esperando un hombre normal, por fuera como los de siempre, era por dentro donde estaba por hacer el cambio......... y aligérense que vamos con retraso.

domingo, 8 de enero de 2012

Te acercas a mí.....


Te acercas en la madrugada,
nadando entre las sabanas,
soñando locuras de amor
y un amor lleno de locuras.
Entre tus brazos
atrapas al hombre con tu piel
y al niño con tu mirada,
los acunas en tu interior,
mientras tu joven, niña o mujer,
vuelas en ese cielo que pintaste en sus ojos,
soñando ser la más bonita de las estrellas.

viernes, 6 de enero de 2012

Feliz 2012.


Con cierto retraso feliz 2012 a todos. Acabo de embalar las figuritas del Nacimiento, las luces, espumillones, adornos varios……varias cajas. Sobre la mesa los regalos del día de hoy, aunque los más importantes no son materiales. Estos últimos años de “crisis” nos han devuelto a la realidad, a las cosas de valor, a descubrir que la isla más bonita con playas de arenas blancas, es esa persona que hemos tenido enfrente de nosotros hace años. Que tú eras otra de esas islas, erróneamente entretenida entre miles de ideas de cómo gastar dinero. Este año en vez de dinero he gastado suelas de zapatos, buscando aquella cosa, aquel libro, aquel perfume, muy especial y raro. Para otros el regalo lo he fabricado yo mismo. Pero el mejor ha sido descolgar el teléfono y pasar largos ratos con aquellos que quiero y aprecio.
Cuando he estado con ellos, cuando he tocado sus manos, he paseado del brazo y buceado en sus ojos, he notado que recuperaba el tiempo perdido, que me estaba “bajando” actualizaciones, aplicaciones y fondos de pantallas directamente de ellos. Porque el lenguaje diario es incompleto, predomina el gris de lo políticamente correcto y el icono de sonido tiene una gran X encima. Por esto mismo, porque para explicar cosas que son tan humanas, hoy se explican mejor con términos pensados para maquinas.
Ha sido una Navidad preciosa y el comienzo de un año prometedor…………al cuerno los Mayas y sus primos. Feliz 2012.

miércoles, 4 de enero de 2012

Muchacha que se despinta las uñas en el borde de la cama.............


Sentada al borde de la cama, la muchacha
se despinta las uñas que se vuelven
color de la acetona, brillantes, inocentes,
color de que nada ha sucedido.
Está sola en un cuarto sin lámpara
y pende la bombilla con halo de manzana original.
Se ha frotado los labios que se vuelven
color de espejo roto.
Con un poco de crema y de nostalgia
se despinta los párpados, la voz
que se le espesa color del otro día.
Doblada como un cisne en el exilio
se despinta los senos, las pestañas,
las cejas que le inventan un arco de ilusión.
Está sola en un cuarto rodeada
por motas de algodón multicolores.
Triste como un cuadro de Renoir.
Cuando hala el cordón de la bombilla,
el mundo .se despinta por completo.


JOSÉ LUIS VEGA. Puerto Rico, 1948.

En la fotografía Scarlett Johansson.

Caminos del espejo.


Y sobre todo mirar con inocencia. Como si no pasara nada, lo cual es cierto.


Alejandra Pizarnik. Buenos Aires 1036.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...