A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

viernes, 20 de enero de 2012

Hubo un tiempo......



Ella admiraba la destreza de aquellas manos, de rodillas en la arena con sus cubos y sus palas, construían aquel castillo, su foso, la puerta con sumo cuidado. Después sentados esperaban la marea y sus olas. Contaban los minutos y en sus pensamientos mantenían firmes las murallas. Cuando el mar se adueñaba de la obra y dejaba un leve montículo en la orilla, ambos con grandes risas se zambullían de la mano en las aguas. Verano tras verano, fueron cambiando castillos de arena por otros de sueños. Él sentado junto a ella le hablaba y le hablaba de continentes, miraban estampas de animales exóticos, se imaginaban surcando mares. Mas tarde fueron las estrellas, los planetas y aquella señora redonda que cada mes iluminaba el cielo.
Pasaron los años, él ahora calla la mayor parte del tiempo, pero cuando se fija en sus ojos, sigue viendo en ellos aquella orilla, aquel cielo y se pregunta mientras ella le sonríe, cómo puede caber todo el mar en una mirada.




Óleo de Sorolla.

1 comentario:

Isabel P. dijo...

ohhhh¡¡¡Precioso relato....me he sentido protagonista...esa playa de mi vida,que bien escribes¡¡¡gracias y un saludo desde el sur.Isabel.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...