domingo, 29 de enero de 2012

Legado cósmico.





Cuando muera

quiero donar mis órganos



Mis ojos

se los dejo a la noche

(para el paso del caminante)



Mis oídos

a los necios

(que nada entienden)



Mi boca

se la lego al beso



pero mi corazón,

que se lo lleve el viento





Rosa Amelia Alvarado. Guayaquil 1944.

2 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Este poema me ha llegado tanto que tuve que compartirlo en el muro de mi Facebook. Gracias por compartirlo :)

Te mando infinidad de besos.

Rive Gauche dijo...

Pero que elegancia de poema!!!

El rumor del mar.

Hasta que un profesor plasta explicó,  que cuando colocas una caracola en tu oído lo que oyes no es el mar sino el sonido de tu rieg...