A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

viernes, 10 de febrero de 2012

Cocinitas y marujas.........




Cocinita, cacerola o marujona eran términos aplicados a hombres que realizaban tareas domesticas en sus casas. Aludía lo mismo a la falta de carácter masculino en el hombre, como a dejarse “pisar los terrenos” e incluso de forma encubierta, una acusación de homosexualidad. No crean que en boca de hombres, más bien eran críticas de mujeres a las respectivas esposas implicadas. Me considero hombre reciclado y autosuficiente, me encantan e interesan las mujeres de forma exclusiva, pero en cuanto a las tareas de mantenimiento me basto, sobro, pero si puedo elegir mejor comparto.


Me resulto sorprendente oír, de labios de una chica joven al verme comprar……….¿ahhhhhhhh eres de esos cocinitas?......Yo pensaba en que tres días antes en la consulta de mi médico (mujer), me exploró, me entrevistó y no se me ocurrió decirle………ahhhhhhhhhh jugando a médicos y enfermeras no?..........Diosssssss treinta años de cambios a la basura, dos generaciones de hombres y mujeres perdidas para volver a eso de “cosas de mujeres y de hombres”. Que ha ocurrido para que de pronto se reivindique, aquello que causaba enfado y agobio. Que aquello de “te tendré como una princesa o príncipe” se acabó hace años afortunadamente. Los hombres hemos entrado en cocinas y tareas domesticas para quedarnos, y una vez resuelto el reparto, ahora queda lo mejor…..tu y yo a solas, para lo que queramos.


Estos nuevos roles aún en el aire para muchos, están detrás de esa nueva forma de convivencia de Juntos ….pero tú en tu casa y yo en la mía. Ese no tener modelos donde agarrarse creo que estaba detrás de la pregunta aquella, el no tener claro el horizonte íntimo de una pareja. Por eso viene lo de volver a lo seguro, mujer-casa y hombre-calle……………………..que horror.

1 comentario:

Rive Gauche dijo...

Buenas noches, Capitán, hay gente que no evolucionan nada en su tiempo y vivir en siglo XXI, quizá se le quede grande. También forma parte de la educación recibida,pero vamos a estas alturas... que triste. Tenemos infinidades de oportunidades que nos hemos ganado con creces. Posiblemente, esa chica, joven, que te hizo ese comentario no están al día y sean de las que sigan creyendo en un príncipe azul que no existe y tantas veces y a lo largo de la historia nos ha vendido desde niña.
Tranquilo somos muchas mujeres y afortunadamente no pensamos todas así. Un abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...