A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

jueves, 29 de marzo de 2012

Naufrago












Un hombre, cualquier hombre, necesita los ojos de una mujer para descubrir el mundo. Nosotros venimos pertrechados de herramientas e instrucciones de uso. Es en sus manos, en sus brazos, en su voz cuando aprendemos los colores, los sonidos, la ternura, el roce de una piel, pero también y sobretodo la falta de ellos. Esa ausencia se transforma en papel, en canción, en palabras escritas, donde expresamos nuestro particular abandono. Puedo mirar un atardecer pero sin ti me faltan colores, tener una rosa en mis manos, pero solo podré describirla recordando tus labios.
Vivimos en un tiempo donde “estar en red” es la norma, estamos atados a miles de pequeños nudos, a los que antes llamábamos amigos. Respondemos a diario a decenas de mensajes escritos………pero, si no te veo, si no voy de tu mano. Cómo puedo hablarte sin estar a tu lado, las conversaciones se reducen a una serie de monólogos a dúo, una partida de ping pong con palabras. Madre, hermana, hija, amiga, amor y amante. Luthiers de un instrumento que a solas, se debate entre la sonata y el maullido de gato, un eterno naufrago del mar de la emoción.

Luthier de Cremona.

1 comentario:

Rive Gauche dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, yo también necesito del contacto directo, cara a cara, frente a frente. Las redes sociales, están bien, pero la presencia, el compartir un almuerzo, un café, un cine es insustituible por muchas redes que se inventen. Al menos para mi. Un saludo

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...