A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

jueves, 8 de marzo de 2012

Seducción.




La seducción se palpaba, se sentía, se había creado un campo electrostático alrededor de la pareja. Abercrombie y yo prudentemente, dejamos entre ellos y nosotros una mesa libre, por una mezcla de respeto, admiración y pizquita de envidia. Él llevaba quizás media hora intentando leer el periódico, la pierna derecha cruzada sobre la otra, la movía compulsivamente. Cuando la vio se levanto, se tiro de la chaqueta, alargo el cuello, carraspeo y se adelanto dos pasos abriendo ambos brazos. Desde atrás intuimos una sonrisa al ver como subían sus orejas.
Ella freno su paso dándole tiempo a él y dándoselo ella, subió la bandolera del bolso, tiro del cuello de la chaquetilla y se ahueco la melena. Después mi amigo y yo comentaríamos estos gestos, todos ellos no por repetidos menos efectivos. El caso es, que nada mas se sentaron el aire se detuvo en la terraza, el tono de las voces se atenuó y todos como a una orden miramos a otro lado.
Quién no ha vivido ese momento tan encantador, yo por ejemplo hablo por los codos, incluso mantengo una conversación y no se ni lo que digo. En realidad estoy pendiente de sus ojos, sus labios, sus manos….sobretodos sus manos. Del binomio ojos-sonrisa depende todo, después si adelanta los hombros, la cosa marcha. Si deja sobre la mesa la mano, como si cualquier cosa………..esto va mejor. Si a la pregunta….¿que te apetece tomar? responde…….¿tomabas café?....pídeme otro. Es como si te dicen……al escenario. Embelesado la miro a ella. Ahora si envidio ese scanner mantenido que realizan sus ojos, ese brillo líquido en su mirada, esos iris grandes como lunas llenas……..
Oigo a Abercrombie decir……
-¿Hace mucho que no quedas con Laura?.
-Demasiado respondí.
-No tienes que jurarlo, ya veo. ¿Y a que esperas?

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...