A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 21 de mayo de 2012

cartas de ultramar.


Recuerdo mi niñez como una época muy feliz, recibía regalos en forma de ropa y golosinas. Juguetes uno al año y solía ser un balón, una pistola o una espada y nada más. Los juguetes propiamente dicho lo fabricábamos nosotros mismos y como no existían otros, nunca sentimos que nos faltara algo. No es resignación, porque al no conocer que existan otras cosas, pues no sientes el deseo ni la frustración.
Hoy la oferta excede a nuestras posibilidades y la publicidad nos acercan imagenes de cosas, que nunca compraremos y lugares a los que jamás podremos ir. Es entonces cuando se produce la insatisfacción. Tenemos dos salidas; resignarnos o tratar de conseguirlas, para lo cual es posible que terminemos endeudados hasta las cejas. Pero ¿nos asegura el “tener o conseguir” esas cosas, el sentirnos felices, qué sucede con el precio a pagar por ello?, es dificil resistirse. Pero igual pasa con otras cosas inmateriales, me doy cuenta en mi mismo y a mi alrededor, que se "usan" a las personas. Amistad, sexo, amor, se han convertido en artículos. Existe un consumo desaforado de ellos, pero que al estar ausentes de ternura, de autenticidad, de implicación....son como esos productos de temporada, usar y tirar. No es lo mío.

1 comentario:

Rive Gauche dijo...

Me alegra verle de nuevo, Capitán, lleva razón, pero la sociedad nos arrastra de una manera tal, que, difíicilmente podemos ir contra marea. Aún así, y por bien de la educación de nuestros hijos, les hacemos comprender, si es que pueden, que a veces no es fácil. Seguimos siempre en el intentode que al menos, sepan valorar.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...