martes, 15 de mayo de 2012

Despedida.



Se ha llenado de luces


mi corazón de seda,


de campanas perdidas,


de lirios y de abejas.


Y yo me iré muy lejos,


más allá de esas sierras,


más allá de los mares


cerca de las estrellas.


Para pedirle a Cristo


Señor que me devuelva,


mi alma antigua de niño,


madura de leyendas,


con el gorro de plumas


y mi sable de madera.





Balada de la Placeta


(fragmento)


Federico García Lorca

No hay comentarios:

Momentos.

Aparte de este momento en estoy viendo al sol irse por el mar y a la vez escuchando unos pajarillos prepararse para la noche, podría c...