A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

martes, 15 de mayo de 2012

Zarpando.

3 Septiembre 2009

Con esta fecha comencé un cuaderno de bitácora explicando que era un rumbo al 270º, la segunda entrada la titulé Vivir. Eso he intentado estos años y lo he conseguido. Hubo un intento anterior en 2007, año infausto y por eso fue eliminado de la memoria mía y del blog.

Tan mal recuerdo me hizo tomar en este segundo intento, el nombre de Capitán Smith, el que llevó al Titanic al fondo del Atlántico, tan mala impresión tenía de mis posibilidades, sin embargo redimido el capitán, ha llevado esta vez adelante a su barco, con tan buenas singladuras que ahora flamean sus velas por toda la desembocadura del Guadalquivir.

Hoy toca dar las gracias a todos los que me han acompañado, especialmente a 17 valientes que se denominaron seguidores, otros ocultos pero fieles lectores a los cuales no les puedo poner cara, pero si lugar por aquello de la tecnología. Gracias a vuestros comentarios y criticas, gracias porque me azora aun la paciencia que han demostrado al leer lo que anoto en mi libro.

He intentado traer nada más que palabras en forma de; libros, poesía sobre todo de mujeres, comentarios, mis pensamientos y paranoias, porque la palabra es lo que nos distingue como ser humano y dentro de ello, todo lo que rodea a otro acto del ser humano, el más sublime, amar.

Rodeando y perteneciendo al amor, me ha interesado la ternura, la mirada, las caricias, el cuidado del ser amado, el sostener ese amor en los momentos en que la tormenta zarandea sus cuadernas, el romper esa leyenda urbana que nos relega a los hombres a ser una especia de hooligans del amor.

Pero como habrán notado voy llegando a ese momento en que un velero debe abandonar la costa y alejarse. Conocerse uno mismo es el primer deber de un hombre o mujer, nada mejor pues que poner proa a lo desconocido y ponernos a prueba…… es allí al 270º donde me dirijo como navegante solitario.

Espero poder leeros, os animo a seguir escribiendo, seguro que encontraré la forma de conectarme y disfrutar de vuestras palabras.

Os dejo en mi ausencia una fotografía de la ventana de mi casa, le puse el nombre de La Luna. Hace diez años cuando la compre aspiraba a eso mismo. Ella me regala unos geranios esplendorosos y yo os los entrego.

Un fuerte abrazo a ambos lados de este océano.

1 comentario:

Rebeca dijo...

Estimado capitán... con todos mis respetos quiero pedirle que vuelva a escribir, no ve que nos deja sin leer las cosas maravillosas que transmite?

Me encantaría que todos sus lectores se unieran a esta petición y regrese a dejar con su pluma sus poesías, sus pensamientos, sus reflexiones...

Un abrazo Rebeca.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...