A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

martes, 31 de julio de 2012

Vacaciones.




Llegan las vacaciones, me voy cerca de Cádiz, la ciudad más vieja de Europa, también la más tolerante, cosa de la edad claro, tierra de la luz, donde nadie es extranjero. Son tantos y de tantos lugares las personas que la han pisado, que creerse extranjero es hasta presuntuoso.
Concretamente estaré en la desembocadura del Guadalquivir, punto de orientación para aves migratorias, trafico de aviones, de barcos, de personas y de sueños. Dejarse llevar en la caída de la tarde por la brisa, sintiéndose cometa en la mano de ese niño que fuiste. Hundir tus pies en la arena, recuperar ese tiempo para mi mismo, todos esos ratos en que nos dejamos para después, siempre nos dejamos en último lugar.
¿Cuántas horas de nuestra vida estamos en realidad en Stanby?. La luz, las estrellas, ese rumor del mar como un inmenso corazón, todos golpean sus nudillos en tu puerta……..vivir, que se nos estaba olvidando. Volveré aquí de vez en cuando, sobretodo a leeros que es un gran placer. No se olviden de sonreír, es importante.

Pensando en mis cosas.





Y mientras……. que tú te dejas caer en el sillón, cruzas tus piernas y me miras con ese …..“yo se, lo que tu piensas…..y tu sabes lo que yo se” . Sentado frente a ti, paseo mi mirada …comenzando por lo mas cerca…. tus pies. Un pie bonito es como una tarjeta de visita, un anuncio de lo que viene después.
Dice tanto de una mujer. No tienen que ser perfectos, los hay regordetes y guasones, la delgadez excesiva no me gusta, me recuerdan mis practicas de Anatomía. Me encanta eso de un masaje en los pies, por un masaje uno entrega la billetera y la virginidad a partir de cierta edad, quizás porque ya anden escasas ambas. Cuando uno amplia entre los previos apasionados lo del masaje, eso indica proximidad, ternura, pasión y por supuesto amor. No es que relaje (y excite) es que en palabra popular de mi tierra, te deja “desmanganillado”.
En el tiempo que dedico mi pensamiento a ese dedo gordo pienso un par de cosas. Primero, me hago a la idea de lo que viene después, es decir la pantorrilla, el muslo……, segundo la cantidad de gente que pierde el tiempo en quejas, con lo bonito que es estar frente a una señora (o señor,según gusto) como esta. Que además con ese ventaja de su ADN, me está leyendo la mente………y que yo lo sé..... que sabe lo que pienso, porque le están desapareciendo las ojeras a la misma vez que sube el busto y relaja las caderas……..que uno aprovecha muy bien las tutorías personalizadas.
A lo que iba….decía que después de la pantorrilla………
- Los señores van a tomar algo?
Oigo la frase como me hablara alguien de otro planeta. Miro alrededor, veo un camarero con su bandeja y su mandil blanco impecable, veo una terraza y varios veladores.
- Pongamos dos tazas de café con leche, la mía templada por favor, dice ella.
- Cariño donde estabas? pregunta con una sonrisa burlona.
- A tus pies corazón, a tus pies.

miércoles, 25 de julio de 2012

A la rica calabaza.



En mis ratos perdidos, visito al azar esas páginas que cada autor de un blog, pone como sus preferidas. Lógicamente redundan en la temática del autor su elección. Me encantan la mayoría por lo perfectamente elaboradas que están, la imaginación desbordante, la cantidad de temas. Pero y también abundan mucho aquellas cuya temática gira en torno a la soledad, melancolía, nostalgia o abandono. Todo ello unido a unas declaraciones de amor encendidísimas, dirigidas a esa figura que sin embargo les produce tantos desasosiegos.
Si pensáramos que esos seres anónimos puedan ser; ciegos, sordos, analfabetos, no tienen acceso a internet, están ajenos a lo que sucede o simplemente luego de meditarlo deciden decir no (lo cual hacemos todos) en uso de su libertad, pues asunto concluido. Pero me temo, que es nuestro afán de posesión y el querer salirnos con la nuestra, todo el problema y origen de esos sentimientos tan apesadumbrados.
Cuesta mucho recibir una negativa, pero es parte del juego. Cada día se rompen, terminan o caducan por aburrimiento miles de amores. Y aquel que la vida no termina con él, lo termina la muerte. Al final todos calvos.
Siento que deberíamos poner en valor la soledad elegida, la sobrevenida por la edad..etc. Nacemos solos y sobrevivimos solteros muchos años. Es cuando las hormonas toman el mando, que descubrimos la existencia de la nostalgia y la melancolía, efectos colaterales e indeseables del enamoramiento.
Es beneficioso ponernos en el lugar del otro siempre, sobretodo recordar las calabazas que hemos repartido y lo a gusto que nos hemos quedado.
Quién no conoce el caso que por insistir y luchar, consiguió su propósito y años después le costo una fortuna en abogados, conseguir la dichosa calabaza antes rechazada.
No se aflija pues, un par de días de duelo y ya sabe, la mancha de una mora con otra se quita. Seguro que se ha vuelto a encontrar pasado los años, a esa chico o chica y ha pensado al verla pasar……."Dios de lo que me he librado".

lunes, 23 de julio de 2012

Comprar libros.




Como ustedes no me conocen y eso espero. Les voy a contar una manía propia y es la forma en que compro mis libros. Aparte de dejarme asesorar por los demás, a los que atribuyo cierta sapiencia y gusto, hago lo siguiente……….
Una mañana después del segundo café y antes del desayuno voy a la librería de siempre…. varias plantas……te dejan solo……hay silencio……..todo ordenado, perfecto. Alargo la mano, la abro y extiendo los dedos, la deslizo por encima de los libros a una pequeña distancia, con los ojos cerrados. Los mostradores tienen dos metros de largo y no más de tres hileras, por lo cual doy cuatro pasos en sentido lateral. Los abro, doy la vuelta al mostrador y sigo por el otro lado. En cierto momento (a lo mejor no) siento algo, un cosquilleo, como si pasaras la mano por una placa vitrocerámica aun templada. Si el libro es para regalar, evoco la imagen de esa persona y si es para mi dejo la mente en blanco. Algunos los compro en formato papel y otros anoto el titulo y los leo en el ebook.
El índice de aciertos?..... Mis amigos están encantados

Pensándolo bien


Me dicen que debo hacer ejercicios para adelgazar, que alrededor de los 50 son muy peligrosos la grasa y el cigarro, que hay que conservar la figura y dar la batalla al tiempo, a la vejez.
Expertos bien intencionados y médicos amigos me recomiendan dietas y sistemas para prolongar la vida unos años más.
Lo agradezco de todo corazón, pero me río de tan vanas recetas y tan escaso afán.
(La muerte también ríe de todas estas cosas.)
La única recomendación que considero seriamente es la de buscar mujer joven para la cama, porque a estas alturas, la juventud sólo puede llegarnos por contagio.

Jaime Sabines ( México, 1926- 1999 ).
Óleo "AFTER THE MASKED BALL; de Charles Chaplin".

Renacer.





Existe un tipo de mujer, que sabe leer en los ojos de un hombre todos sus secretos, que sabe encontrar el extremo del hilo de ese tapiz, que a lo sumo mostramos un par de veces y del revés. El resto, una tarde de otoño, en su otoño, ya sea por un destello, un pequeño detalle, lo mirará y lo verá distinto, pero que lastima, distante. Estará allí pero sus ojos ya hace tiempo que se marcharon de viaje.
Esa tarde mientras pasa la mano sobre la cabeza del nieto, rompe a hablar y a borbotones brota un caudal de aventuras, fragmentos de libros, sucesos extraños y quizás uno o dos poemas de amor. Sus hijos boquiabiertos creerán sonriendo que la edad le pasa factura.
En un rincón, su mujer cabizbaja recuerda de golpe, aquel joven que cada tarde rondo su puerta, que le hablaba de países lejanos, de bajarle la luna, que le escribió dos cartas que aun conserva y al oírlos reconocerá esos dos poemas y caerá en la cuenta que quizás fueran suyos, pero que con la prisa de encontrar un hombre……hombre como Dios manda, cortó el hilo, la estela de un bonito tapiz.

viernes, 20 de julio de 2012

Los vicios del mundo moderno.


Los vicios del mundo moderno:
el automóvil y el cine sonoro,
las discriminaciones raciales,
el exterminio de los pieles rojas,
los trucos de la alta banca,
la catástrofe de los ancianos,
el comercio clandestino de blancas realizado por sodomitas internacionales,
el auto-bombo y la gula
las Pompas Fúnebres
los amigos personales de su excelencia
la exaltación del folklore a categoría del espíritu,
el abuso de los estupefacientes y de la filosofía,
el reblandecimiento de los hombres favorecidos por la fortuna
el auto-erotismo y la crueldad sexual
la exaltación de lo onírico y del subconsciente en desmedro del sentido común.
La confianza exagerada en sueros y vacunas,
el endiosamiento del falo,
la política internacional de piernas abiertas patrocinada por la prensa reaccionaria,
el afán desmedido de poder y de lucro,
la carrera del oro,
la fatídica danza de los dólares,
la especulación y el aborto,
la destrucción de los ídolos.
El desarrollo excesivo de la dietética y de la psicología pedagógica,
el vicio del baile, del cigarrillo, de los juegos de azar,
las gotas de sangre que suelen encontrarse entre las sábanas de los recién desposados,
la locura del mar,
la agorafobia y la claustrofobia,
la desintegración del átomo,
el humorismo sangriento de la teoría de la relatividad,
el delirio de retorno al vientre materno,
el culto de lo exótico,
los accidentes aeronáuticos,
las incineraciones, las purgas en masa, la retención de los pasaportes,
todo esto porque sí,
porque produce vértigo,
la interpretación de los sueños
y la difusión de la radiomanía.



Nicanor Parra. Chile 1914

Una voltereta.







Mi madre no paso de la suma y resta, aparte de las “cuatro letras”, pero actuaba de jefa de estudios implacable. Todos alrededor de una gran mesa con nuestros libros y ella planchaba un enorme cesto de ropa, al fondo sobre una repisa actuaban cuatro o cinco voces dentro de una aparato de radio. Los seriales radiofónicos fueron los programas más populares de mi infancia. Hubo uno en particular que paralizaba la vida de la ciudad, se paraban los tranvías y los pasajeros, pegaban la oreja dentro de alguna cafetería, a las peripecias de una señorita enamorada, embarazada y abandonada (por este orden) a su suerte. Mario Vargas Llosa en La Tía Julia y el Escribidor, describe en una hilarante novela este fenómeno.
Los masculinos teníamos lo mismo, pero en forma de libritos, eran las “novelas del oeste americano”, una ventana al aire libre para nosotros. Todos sus protagonistas median siete pies y medio (nadie sabia convertir estas medidas) su peso era en libras (tampoco había idea de esto) pero cuando disparaban siempre le daban al malo en medio de los ojos. De aquí pasamos a otros autores y tamaños de libros, fuimos piratas, capitanes de barcos, nobles escoceses, caballeros con armadura, exploradores en África. Esas mismas aventuras después se plasmaban en el cine y a través de él descubrimos otras más inquietantes….el pirata tenía una hermana o el capitán una sobrina y de pronto, quedarte dando paseos con ella, era mas atractivo que tanta carrera y saltos por la jungla.
Estoy en mi salita, frente a una tabla de la plancha situado frente a la TV, en verano te reponen las “series” que no puedo ver normalmente pero condensadas, suelen ser de policias ayudados por; adivinos, mediums, escritores, cerebritos, fantasmas, vampiros, sicologos, simplemente locos....etc. Vuelvo la vista atrás y recuerdo a mi madre y esta escena, todo es casi…..igual, aunque distinta y es que la vida da tantas vueltas. Solo que ahora ha sido una..........voltereta, ni siquiera Burt Lancaster la hubiera imaginado.

jueves, 19 de julio de 2012

Claro de luna.





Dicen, que hubo especialistas en elegir determinados árboles, cuya madera se destinaba a fabricar instrumentos musicales. Se talaba el árbol en una noche indicada, se transportaba, guardaba, cortaba, todo según el especialista. El método de elección era simple, pegaba su oreja al tronco y le daba un pequeño golpe, de esa manera escuchaba su “canto”.
Otro especialista, el luthier, un maestro artesano era el que fabricaría el instrumento. La madera tomaba forma de violín, viola, chelo…, incluso los barnices tenían formulas magistrales, todo……….en búsqueda de un sonido.
Sonidos que en nosotros abre esa cajita donde guardamos los sentimientos. Como un mago de su chistera, el músico es capaz de sacar del interior de su instrumento; pañuelos de seda, naipes, brisas, arroyos, susurros, incluso……un beso, en nuestra imaginación.
Es posible sentir el amor en el cuerpo y alma a la vez, como se sienten esos sonidos, aunque es difícil, porque se necesita igualmente; un espíritu que como el especialista “cante” y que sepa “oír”, una noche especial, toda la paciencia de una vida, algunas formulas magistrales y……….magia.

sábado, 14 de julio de 2012

Ella.

Ella tiene

una mirada

que aletea

sobre el sueño.

A veces duerme.

Y cuando despierta,

sus ojos

tienen plumas

y destilan mar.


Antonio María Flórez. Colombia 1959.

jueves, 12 de julio de 2012

Enredado.



Se me enredaron

las palabras con los besos

cuando mirándote a los ojos

quise decirte…te quiero

Olor a luna llena.


La tarde se duerme lentamente, se oscurece la calle en silencio y el aire va y viene en camino incierto. Suenan los abanicos queriendo dar ritmo a la brisa cansina. Una joven porta una bandeja, “¿jazmines para la señora?”, lucen primorosos, prendidos en una horquilla de pelo un manojito de jazmines. Nos envuelve un olor dulzón a patios, a fuente en un rincón, a brisa de la marea de un océano que se bambolea en su playa, no muy lejos de aquí. Manojitos de jazmines olor a luna llena, en noches de verano,

viernes, 6 de julio de 2012

Armonía.



Hace años, cuando nos explicaban las partes y funcionamiento de un ordenador, citaban el cerebro humano como ejemplo ilustrativo. Hoy cuando explicamos el cerebro a los estudiantes, ponemos al ordenador y sus componentes como ejemplo. Simplemente porque el lenguaje cotidiano, ha aceptado la terminología informática como algo más común.
Con la música y las personas pasa otro tanto. Existe un término, armonía, que es aplicable a ambos. Armonía puede ser equiparable a belleza, cuando las partes de un todo guardan una determinada proporción entre ellas. Cuando los sonidos, las notas guardan esa proporción decimos que nos suenan armónicamente.
La armonía en los sonidos nos proporciona sosiego y paz, también hay personas que producen con su sola presencia esa misma sensación. Por eso nos sentimos atraídos por ellas y buscamos su compañía.
Cosa curiosa ciertos sonidos van solos, pero dan una belleza extra a la partitura, es el llamado “contrapunto”, lo mismo que esa persona especial, distinta, que atrae las miradas y destaca sobre todos nosotros. Pues dentro de la armonía cabe otro sonido más y es el “disonante”, es irritante, no esperado y va por libre. Ni que decir tiene que podemos ponerle cara y nombre a estas personas.
Bien y dirán ustedes y esto a que viene? Pues a que hace días, leí a una persona definirse como “común” en un rasgo de humildad y discreción. En esta inmensa partitura nada ni nadie es común, todos somos alguien en concreto, es más quizás para el de al lado somos su “contrapunto” y nos admira. Si acaso procuremos no elegir ser la nota irritante del grupo. No por nada, es que con la que esta cayendo, lo único que nos falta es que nos saquen aún más de quicio.
Lo mismo que existen personajes en busca de autor, también existen notas en busca de una bonita obra musical. Déjese llevar por la música y siéntase parte de la belleza que es la vida.

Veintiún poemas de amor III.


Porque ya no somos jóvenes, las semanas han de bastar
por los años sin conocernos. Sólo esa extraña curva
del tiempo me dice que ya no somos jóvenes.
¿Caminé yo acaso por las calles en la madrugada, a los veinte,
con la piernas temblándome y los brazos en éxtasis más pleno?
¿Acaso me asomé por alguna ventana buscando la ciudad
atenta al futuro, como ahora aquí, esperando tu llamada?
Con el mismo ritmo tú te aproximaste a mí.
Son eternos tus ojos, verde destello
de hierba salvaje refrescada por la vertiente.
Sí. A los veinte creíamos ser eternas.
A los cuarenta y cinco deseo conocer incluso nuestros límites.
Te acaricio ahora, y sé que no nacimos mañana,
y que de algún modo tú y yo nos ayudaremos a vivir,
y en algún lugar nos ayudaremos tú y yo a morir.

Adrienne Rich. EEUU 1929- 2012.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...