A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 23 de julio de 2012

Comprar libros.




Como ustedes no me conocen y eso espero. Les voy a contar una manía propia y es la forma en que compro mis libros. Aparte de dejarme asesorar por los demás, a los que atribuyo cierta sapiencia y gusto, hago lo siguiente……….
Una mañana después del segundo café y antes del desayuno voy a la librería de siempre…. varias plantas……te dejan solo……hay silencio……..todo ordenado, perfecto. Alargo la mano, la abro y extiendo los dedos, la deslizo por encima de los libros a una pequeña distancia, con los ojos cerrados. Los mostradores tienen dos metros de largo y no más de tres hileras, por lo cual doy cuatro pasos en sentido lateral. Los abro, doy la vuelta al mostrador y sigo por el otro lado. En cierto momento (a lo mejor no) siento algo, un cosquilleo, como si pasaras la mano por una placa vitrocerámica aun templada. Si el libro es para regalar, evoco la imagen de esa persona y si es para mi dejo la mente en blanco. Algunos los compro en formato papel y otros anoto el titulo y los leo en el ebook.
El índice de aciertos?..... Mis amigos están encantados

6 comentarios:

Rive Gauche dijo...

Curiosa y singular forma de elegir un libro. Pero no deja de ser interesante dejarse llevar por las vibraciones. Un abrazo.

Capitán Smith dijo...

A la salida del establecimiento me hicieron una encuesta una vez, una de las preguntas era cómo elegía mis libros y le conte esto. La chica miraba a su alrededor en demanda de ayuda, supuso que estaba con un majara.

SUREANDO dijo...

Sí...qué curiosa manera. Yo hago lo mismo, pero no me asesoro en las librerías porque siento que los vendedores de hoy no han leído nada de lo que venden.
Me gusta pasearme por la librería, acariciar apenas con la mano, casi rozando los libros.
Los doy vuelta, miro sus portadas, las solapas, la encuadernación, disimuladamente les tomo el olor.
Pero como siempre estoy en la sección de poesía o de historia, generalmente no me defraudan y si el bolsillo lo permite, me llevo un par de ellos. En cuanto a regalarlos, debo confesar que no tengo a quién, con excepción de mis amigos cibernéticos. Mis regalos han volado a Cádiz, Buenos Aires, la Patagonia.
Linda entrada Capitán.
Ah...y he aprendido una nueva palabra: majara

Rocio Velasque dijo...

Usted dirá que yo si pido y que es su blog pero...hace mucho que no veo ¨cartas desde mi balcón ¨ jiji

Espérame en Siberia dijo...

Pues déjame decirte que tienes una costumbre muy bonita.

Besos.

Capitán Smith dijo...

Majara, majareta, que no está en sus cabales. Me encanta ese momento en que descubres un libro nuevo y atractivo. Saludos Beatriz.

Lo intentaré Rocío. Un beso

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...