A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 23 de julio de 2012

Renacer.





Existe un tipo de mujer, que sabe leer en los ojos de un hombre todos sus secretos, que sabe encontrar el extremo del hilo de ese tapiz, que a lo sumo mostramos un par de veces y del revés. El resto, una tarde de otoño, en su otoño, ya sea por un destello, un pequeño detalle, lo mirará y lo verá distinto, pero que lastima, distante. Estará allí pero sus ojos ya hace tiempo que se marcharon de viaje.
Esa tarde mientras pasa la mano sobre la cabeza del nieto, rompe a hablar y a borbotones brota un caudal de aventuras, fragmentos de libros, sucesos extraños y quizás uno o dos poemas de amor. Sus hijos boquiabiertos creerán sonriendo que la edad le pasa factura.
En un rincón, su mujer cabizbaja recuerda de golpe, aquel joven que cada tarde rondo su puerta, que le hablaba de países lejanos, de bajarle la luna, que le escribió dos cartas que aun conserva y al oírlos reconocerá esos dos poemas y caerá en la cuenta que quizás fueran suyos, pero que con la prisa de encontrar un hombre……hombre como Dios manda, cortó el hilo, la estela de un bonito tapiz.

2 comentarios:

Rive Gauche dijo...

Suena bien esta divagación, pero con algo de melancolía como si ese abuelo le contara cuentos a su nieto y vive su juventud con nostalgia de no haber sido como le hubiese gustado que fuera. Nosotros somos dueños de nuestras vidas, solo nosotros y tenemos el poder y el saber de elegir.

Capitán Smith dijo...

Autobiográfico hasta cierto punto. Mi abuelo siempre fué mi héroe favorito.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...