lunes, 13 de agosto de 2012

Lugares mágicos.

No se si fue la brisa, la estela de aquel velero, las risas de unos niños en la playa, quizás el tacto del libro entre mis manos, son tantas cosas que me llevan al recuerdo. Recuerdo un paseo por la orilla de la playa dorada. Un jardinero habilidoso había podado (¿peinado?) la copa de los arboles de tal manera, que nos daba la justa sombra. Paseos, dejarse ir por la ciudad, el mar siempre al fondo, cierro el libro hoy a cientos de kilómetros mientras mi alma, sigue bajo aquellos arboles. Y el tiempo solo es un artificio para ferroviarios, porque el mio solo sabe de atardeceres y puede que esta noche pueda perseguir una estrella.

3 comentarios:

mientrasleo dijo...

Pocas veces releo tanto y miro tanto una foto.... suelo ir a leer a un sitio que tiene prácticamente ese mismo paisaje.
Viene a ser este edificio pero visto desde el lado opuesto, un parque con bastantes árboles entre cuyas ramas aparecen improvisadas claraboyas.
http://media-cdn.tripadvisor.com/media/photo-s/02/bb/fa/51/hotel-real.jpg

Capitán Smith dijo...

Es un lugar y un recuerdo mágico, se trata de Santander. Precioso, inolvidable.

Tú y Yo Nosotros dijo...

Buenas tardes: Muy bonito sentimiento.

Momentos.

Aparte de este momento en estoy viendo al sol irse por el mar y a la vez escuchando unos pajarillos prepararse para la noche, podría c...