A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

sábado, 22 de septiembre de 2012

Déjame recostar mi sed




Déjame recostar mi sed
junto a tu boca.
Deja la quietud de mis pies
al borde de tus poros
Déjame con esa voz que sólo yo conozco
descansa ya, detente
no es posible seguir
en busca de más llanto.
Sí, quiero una paz
que se levante diaria
junto a mi sombra,
que vuelvan a mi mesa
el vino, el pan
y a mi lecho el amor.
Desde ahora descansará mi arco,
no más flechas de guerra
en los atardeceres solos.
No más la inútil impaciencia
de rogar un verano,
ni las manos a tientas
buscando recelosa mi propia piel.
Devuélveme en tu rostro
la verdad de mis ojos
y empieza a recorrer mi sangre,
en un solo latido,
como cuando se piensa un hijo.
Dame el asombro renovado
de tu palabra y también
el silencio que clausura la angustia.
Levántame el milagro del olvido!

Beatriz Zuluaga. Colombia 1934.









2 comentarios:

mientrasleo dijo...

Bellísimas palabras, investigaré esta autora que encoge el corazón.
Gracias por mostrarme tesoros
Besos

Capitán Smith dijo...

Tropecé con un poema suyo y me estremecieron sus versos y sus imágenes. Besos

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...