A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

martes, 11 de septiembre de 2012

En el mudo corazón del bosque.

Cuando en la tarde aparezco en los espejos
Cuando yo y la tarde queríamos unirnos
Tristemente nos despedimos
Tristemente nos hablamos en el espejo que disuelve las imágenes
Quién soy entonces
Quizás por un momento
De verdad soy yo que me encuentro

Quién soy yo sino nadie
Alguien que quisiera pasarse los días y los días
Como un solo domingo
Mirando los últimos reflejos del sol en los vidrios
Mirando a un anciano que da de comer a las palomas
Y a los evangélicos que predican el fin del mundo

Cuando en la tarde no soy nadie
Entonces las cosas me reconocen
Soy de nuevo pequeño
Soy quien debiera ser
Y la niebla borra la cara de los relojes en los campanarios.

Jorge Teiller. Chile 1935-1996.

2 comentarios:

mientrasleo dijo...

Hermosísimo el poema, con regusto trágico, grave...
Investigaré al autor.
Besos

Capitán Smith dijo...

Premonitorio de otoño. Me gusta los tonos dorados del tiempo por venir. Un beso Silvia.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...