A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

martes, 16 de octubre de 2012

Asesinato en la oscuridad.


Una mujer empezó de espaldas al público, bajo la luz de los focos. Llevaba guantes largos blancos y un traje de noche con mangas de tul negro que parecían alas membranosas cuando desplegaba los brazos. Hizo un montón de cosas con los brazos y la espalda, pero cuando al fin se dio la vuelta, era vieja. Llevaba la cara empolvada de un blanco de muerte, la boca pintada de un morado rojizo chillón, pero era vieja. Sentí una oleada de vergüenza invadirme el cuerpo, ya no tenía ninguna gracia, no quería que esta mujer se quitase la ropa, no quería mirar. Sentí que era yo, no la mujer del escenario, la que se exponía y se humillaba. Estaba segura de que le silbarían y le gritarían cosas, de que se sentirían estafados.

La mujer bajó la cremallera de su traje negro, deslizándoselo por el cuerpo, y empezó a mover la cadera. Sonrió con su cara de máscara blanca y su boca morada, y dentro de sus labos se reflejaron los dientes, piedras blanquecinas sin brillo, era una burla, no intencionada, ella lo sabía, era un truco de otro tipo pero no sabíamos quién nos estaba gastando la broma. El truco estaba en que de repente no había truco: el cuerpo que estaba subido allí arriba era real, envejecía, no flotaba en la luz de los focos, en un mundo aparte del nuestro; estaba, como nosotros, atrapado en el tiempo.

En el Victory Burlesque se hizo un silencio de muerte.

Margaret Atwood "Asesinato en la oscuridad".

1 comentario:

mientrasleo dijo...

Imaginas por un momento oir ese ya conocido Wellcome to Burlesque?
Esa es la magia de lo que traes, el pasaje al sueño, aunque sea un asesinato.
Besos
PD. Siempre me ha pareido más atractivo el Burlesque que el Moulin Rouge

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...