A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

jueves, 11 de octubre de 2012

En los mares de China.

No es solo la tierra, el mar de otoño es calmado y cuando se baña de esa luz dorada, recuerda a esos mares orientales del cine. Aunque aca al sur del sur, mantengamos una buena temperatura, conviene al marino llevar una ropa de abrigo, puesto que la ausencia de edificios, libera la circulación del viento. Salvo esto solo búsquese una buena compañía. Con la edad, cuando se hacen verdad todos los refranes, de los que se dudas cuando tu agenda esta huérfana, descubres que “mejor solo que mal acompañado”. Es lo bueno de navegar, las reglas son pocas y exactas, “solo hay un patrón”, “a la voz del capitán”, “mujeres a bordo ninguna y la mía menos”. Si ya de por si en un barco, no existe ni izquierda ni derecha, imaginen el resto.


Mientras pienso todas estas cosas y las digo, Abercrombie asiente a mi lado adujando cabos. Él es un hombre de mar y pueblo, por lo cual no discute las perlas de sabiduría añeja y padece de menos calentones de cabeza.

-“Smith tu problema es que hablas muchos con ellas”, ese es su terreno y te lían. El problema es que al día siguiente cambian de rumbo.

- ¿Cuantas veces te han dicho?, hijo eso fue ayer es que eres de piñón fijo. Por ejemplo, si no hablas de la luna, es que eres poco romántico, pero tu hablas de planetas y dicen..... “no le cuentes tonterías a los niños”.

- Mira yo me levanto, mejor dicho desde la cama ya se de donde viene el viento, así que pongo rumbo donde sople. Lo que yo te diga, calladito y….”donde hay patrón…”, tu vente aquí y me mandas a mi y todos contentos. Cuando llegas al pueblo cada fin de semana, ¿no ves a los viejos solos, sentados en un banco con su bastón y la mirada perdida? Y ellas de tres en tres agarraditas del brazo?, pierdes el tiempo.

Miro a mi amigo y compañero en silencio. Siempre había luchado contra estos estereotipos, pero en realidad es con él con quien comparto mis cosas. Cuando me estrecho la mano hace diez años, ya no necesitamos más palabras, promesas ni juramentos. Aun no se cual será mi banco a la entrada de qué pueblo, pero no estaré solo.

-¿Zarpamos o qué Smith….?

2 comentarios:

Rebeca dijo...

La amistad es un pequeño tesoro...que habría que cuidar siempre. Siempre es sano poder confiar en otra persona y que te de otra perspectiva de los círculos que rodean tu vida.

Tiene usted mucha suerte capitán

Capitán Smith dijo...

Gracias Rebeca. La amistad es un sentimiento cercano al amor. Como tal necesita de cuidados, de ausencia egoísmo, de no poner barreras. No es preciso estar todos los días, pero si en "esos días" concretos. Los amigos tienen el permiso de contradecirnos, de venir con la verdad inoportuna y con la alegria inesperada. Cuando el amor adornar una vieja amistad en es cielo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...