A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

sábado, 6 de octubre de 2012

Mendiga voz





Y aún me atrevo a amar
el sonido de la luz en una hora muerta,
el color del tiempo en un muro abandonado.



En mi mirada lo he perdido todo.
Es tan lejos pedir. Tan cerca saber que no hay.


Alejandra Pizarnik . Argentina 1936-1972

3 comentarios:

mientrasleo dijo...

Cuanta soledad, casi oprime el corazón
Besos

Capitán Smith dijo...

Cuántos tipos de soledad existen que todos llevamos dentro , la soledad de la; ausencia, de la falta de caricias, de sonidos, de silencios, de excusas, de principios, compañía, amor, pasión, deseo, ilusion, sonrisas, risas, .................. la de estar sin mas motivo que compartir. Me gusta la imagen a la que inevitablemente nos empujan tantas y tantas excusas. Queda la luz y uno mismo. Gracias por tú visita. Besos

Capitán Smith dijo...

Este poema tan triste me hizo caer en el tipo de personaje tantas veces interpretado por él, valiente, buena persona, pero inevitablemente sólo. Utilicé en otra entrada la escena final, es conmovedora.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...