lunes, 22 de octubre de 2012

Psicobiografía.


El poeta es un fingidor.
Finge tan completamente
Que hasta finge que es dolor
El dolor que de veras siente.

Y quienes leen lo que escribe,
Sienten, en el dolor leído,
No los dos que el poeta vive
Sino aquél que no han tenido.

Y así va por su camino,
Distrayendo a la razón,
Ese tren sin real destino
Que se llama corazón.

Versión de Santiago Kovadloff

Fernando Pessoa. Portugal 1888-1935 

2 comentarios:

mientrasleo dijo...

Me encanta Pessoa. Sus cartas de amor ridículas siempre me hacen sonreir... desde que lo descubrí, siempre digo medio en broma, que mi palabra favorita es frigorífico, sólo por ser esdrújula.
Besos

Capitán Smith dijo...

Quién no ha sentido ese pellizco de ternura a ver el arrobo de dos enamorados, quién no ha escrito cartas ¿ridiculas?, no, encantadoras.

Momentos.

Aparte de este momento en estoy viendo al sol irse por el mar y a la vez escuchando unos pajarillos prepararse para la noche, podría c...