A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Entre dos luces.

Más o menos era la hora en que tanto mi padre como mis abuelos iban o venían del trabajo. Él de la oficina tras de muchas horas extras, ellos del campo. Para el caso lo mismo. Desde el otoño hasta finales de febrero lo oíamos irse o llegar, verlo solo los domingos, puesto que entonces los sábados era día de trabajo y escuela.
Los hombres tenían un comedido, trabajar y traer dinero. Ser un buen hombre era hacer esto, no ser un borracho, no jugar a las cartas y no pegar a tu mujer. No se pedía más y para muchas mujeres, conseguir un marido así era una suerte.
Envejecían, cuando se les encorvaba la espalda debajo de una gorra. Un día su mujer, se vestía definitivamente de negro y era la señal de cambio. A partir de entonces solo esperar en cualquier banco, bastón en mano la caída del sol.
Personajes en busca de autor, el hombre está perdido, no tiene modelo y el que tiene ni a nosotros nos gusta, asi que andamos en nuestra propia revolución. Dice Dita Von Tesse, que no existen los autenticos hombres y se autoinculpa ,de haber creado un sucedaneo blandito y enclenque (fisica y mentalmente). Añora algo así como Mad Men siglo XXI.
Algo hemos de hacer, entre que los hijos son grandes y aun nos quedan muchos años para ser "viejos". Observemos a ellas que ya nos llevan ventaja y no nos quedemos con el "velo mental". Si le queda algun traje en su armario que sepa que está a la última, el reciclaje es por dentro.



No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...