domingo, 23 de diciembre de 2012

Canción del amor prohibido.

Sólo tú y yo sabemos lo que ignora la gente
Al cambiar un saludo ceremonioso y frío,
Porque nadie sospecha que es falso tu desvío,
Ni cuánto amor esconde mi gesto indiferente.
Sólo tú y yo sabemos por qué mi boca miente,
Relatando la historia de un fugaz amorío;
Y tú apenas me escuchas y yo no te sonrío
Y aún nos arde en los labios algún beso reciente.
Sólo tú y yo sabemos que existe una simiente
Germinando en la sombra de este surco vacío,
Porque su flor profunda no se ve, ni se siente.
Y así dos orillas tu corazón y el mío,
Pues, aunque las separa la corriente de un río,
Por debajo del río se unen secretamente.

José Ángel Buesa. Cuba 1910-1982


2 comentarios:

Alguien más dijo...

Cúan dolorosos y hermosos los amores prohibidos. Sin tener que presumir, sin tener que dar explicaciones al mundo de un amor verdadero, y sin embargo sufriendo bajo las aguas negras de la sociedad y costumbres.
Donde más sueños y deseos existen sin duda.

Preciosa poesía con un gran paralelismo con la naturaleza.

Gracias por traerla Capitán

Capitán Smith dijo...

El amor nos da la vida y parece que nos la quita. Quizás en ese último caso no lo sea tanto. Besos Alguién

Un deseo.

Anoche se quemaron  millones de deseos escritos en papel en las hogueras de San Juan. Hace un año quemé  el mio, se hizo realidad po...