A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

domingo, 31 de marzo de 2013

Contacto externo.















Mis ojos de plaza pública
Mis ojos de silencio y de desierto
El dulce tumulto interno
La soledad que se despierta
Cuando el perfume se separa de las flores y emprende el viaje
Y el río del alma largo largo
Que no dice más ni tiempo ni espacio.
Un día vendrá ha venido ya
La selva forma una sustancia prodigiosa
La luna tose
El mar desciende de su coche
Un jour viendra est déjà venu
Y yo no digo más ni primavera ni invierno.
Hay que saltar del corazón al mundo
Hay que construir un poco de infinito para el hombre.

Vicente Huidobro. Chile 1893-1948

domingo, 24 de marzo de 2013

Con luna y media.













Lo que sé de ti, 
cuanto yo sé de ti, 
lo sé por lo que sueño… 
Por el caminito de la sin razón, 
con luna y media viene la noche, 
con luna y media. 

Cuando las manillas sin horas que dar, 
a media noche viene 
la noche con luna y media. 

Verte, 
yo no me he visto 
nunca sin verte; 
anda, ni quiero verme. 

Que no es La de Si, ni La de Sol, 
pa mí, mi clave es tu alegría; 
la ternura en rama de tu corazón, 
que no hay mañana más 
que en tus ojos cuando me llaman. 

La C de la luna, la D de los dos, 
que no amanece más 
que en tus ojos 
cuando aparecen. 

Verte, 
yo no me he visto 
nunca sin verte; 
anda, ni quiero verme. 

A ti te baila la falda 
como a mí los pantalones, 
a ver quien baila 
cantando los criticones. 

Sal a bailar, trianera; 
sal a bailar, trianera, 
pa decir cómo se baila 
te sobra con la primera. 

Plazuela del qué dirán, 
esquina ya te lo han dicho 
en el bar de los antojos, 
allí paran los caprichos.

Miguel Poveda. Barcelona 1973

Canta Poveda.

Oigan......llegó la primavera.


Estamos estrenando primavera, primavera siempre verde color esperanza. No te dejes robar esta primavera, porque viene con un brillo distinto. Son detalles  nimios que no puedo explicárselo y si pudiera me dirían loco o  inconsecuente. Ha sido un día de locos, hemos tenido toda clase de tiempo,  tormenta, lluvia, frío, sol,  totalmente primavera……y en medio todo un gentío que se ha echado a la calle, a estrenar esos conjuntitos de color pastel,  ellas de falda y ellos de traje, zapatitos nuevos de tacón modelo Biodramina y ellos  un pelado a tono con el ultimo futbolista famoso.
Esto es cada año, lo mismo que vuelven las cigüeñas por San Blas, pues aquí llega esta emigración de chicos-chicas con sus plumas color pastel. Pues te entra una alegría por dentro…..con esto no pueden,  los estreñidos del poder y dinero no podrán con esto. Con la alegría….. Fue salir el sol y al  mismo tiempo se cerraron los paraguas y se abrieron las sonrisas.
Y ya dio igual, porque esas nubes negras ya eran gris marengo….para que vamos a discutir y esta lluvia ya verás…son cuatro gotas…y si no para,  pues ya veremos. Que grande y que  mayor está su hija, tan guapa como su madre y ella se arrebulle en el  piropo y la niña saca su paleta de arreboles, tiene sus oídos vírgenes aun a las zalamerías, pero no sus ojos, que siguen como un gps a una espingarda con bigotito y traje oscuro. 
Somos humanos dentro de un  vehículo animal cien por cien que tiene sus hormonas y su poesía.  Le gustan a usted las flores o un paisaje arbolado o un bandada de pájaros emigrando al caer  la tarde?. Pues observe y absorba los grupos que le rodean. Sonría, alégrese, que no le roben la primavera.




sábado, 23 de marzo de 2013

Al escondite.



¿Dónde se esconde el amor?
Detrás de todas las puertas,
fisgonea importuno
y se agazapa, se acurruca
invisible para que no le veas,
disfrazado de primavera calurosa.

Abres la puerta y no le ves,
Pero ahí estuvo él
y puede ser, que todavía esté.

¿No sentiste la corriente de viento cálido
que cerró violentamente la ventana?
¿No sentiste como unos pasos
en el piso de al lado,
como una voz que intentó decirte algo por la calle,
como una llamada sofocada por la brisa?

El amor estaba allí, escondido, disfrazado, agazapado,
para que no notases su presencia.

Pero un buen día, a plena luz de un sol
cubierto de oro y pedrería,
o una noche sofocante de enigmas celestiales
y de delirios de estrellas,
o una tarde arrebolada de luces extrañas,
se presenta el amor, sin tarjeta de visita,
de improviso, súbitamente, como una aparición.

Es como un ladrón furtivo
que te empuja al pasar y te roba la cartera,
al tropezar.

Es como un asalto en plena calle
rodeado de un gentío
y no aciertas a comprender,
por qué te asaltan a ti  y no a los demás.

Es como un perfume de rosas,
de un jardín inexistente
exhalado por el aire, al contacto de tu boca.

Es como el sonido de una voz
que desconoces y que canta una canción
que no comprendes y que te hace suspirar.

Es todo lo que anhelas,
todo lo que tocas,
todo lo que lloras,
todo lo que sientes,
todo lo que imaginas,
todo lo que sueñas,
todo lo que ves.

No le podrás cerrar la puerta.
Con un golpe de viento abrirá tu balcón,
y entre las cortinas alborotadas
se meterá de rondón
y se esconderá, como siempre jugando al escondite
con tu asombrado corazón.

No te servirá de nada  fingir que no lo has visto,
porque, si se marcha, sin decirte adiós
llorarás como un chiquillo por su falta de atención
y si no se vuelve a presentar,
recordarás cada instante de tu vida
a aquel ladrón furtivo
que te empujó al pasar
y te robó la cartera, al tropezar.

Carlos Etxeba. Bilbao 1929.


Rumiando.



Cuando un libro  me gusta no suelo tardar más de 48 horas en leérmelo, vuelvo del trabajo y zas ya lo tengo entre manos, luego me dan  las y tantas en la cama. “Apaga ya la luz y déjalo que  mañana estarás muerto”. Pero no puedo, así que dale que te pego hasta el final. Cuando me pasa esto con un libro, el  siguiente suele ser muy  llevadero, un pasatiempo. Me inclino por esas historias de  detectives, donde ya conoces el personaje, el pueblo,  la comisaría….
Pero en otro lugar de  mi mente, realizo  como las vacas una segunda digestión del libro. Analizo los personajes, la época, la trama, el fondo histórico y de todo ello extraigo gran cantidad de detalles, lo mismo que también lagunas. De “El guardián invisible”  de Dolores Redondo, me he topado con mi desconocimiento sobre la mitología vasca. La figura del Basaujun me encanta.  El entorno de bosques impenetrables, las historias de brujas, y rumiando llego a la conclusión que necesito informarme. Las mitologías son una fuente de información de primera mano, sobre el porqué de las sociedades, sobre su pasado, sobre sus reacciones. Tengo que recuperar tiempos y normalizar a través dela lectura mis desconocimientos. Pero más que nada me encantará ir allí, son bonitas las historias pero las personas son las que llegan a ser entrañables.

Si el tiempo no lo impide.



Ya está mi ciudad conmocionada por y con “nuestra” Semana Santa, digo nuestra porque existen varias a la vez; la oficial de la Iglesia, la de los turistas, la popular, la familiar, la propia de uno mismo, no hay dos iguales. Para el de fuera le recomiendo disfrute con todos sus sentidos y no le busque tres pies al gato por aquello de la autenticidad, porque nadie le dirá la verdad. Si le digo que aquí existen ateos, que se confiesan devotos del Cristo del Gran Poder, usted creerá que estamos locos, pero así es.


Pero no estamos locos, existe una Semana Santa, la del obispo y sus allegados, la de algunas parroquias con seguidores de Maria Ostiz y su guitarra, la del sufrimiento y la penitencia de cartón piedra, la del coche oficial, los politos de Lacoste……

Luego esta la otra, la de esas hermandades que usted viene a ver, esas con sus comedores sociales, de bote en bote todos los días con esta crisis, la de las becas, ayudas sociales, asilos de ancianos, colegios para niños con deficiencias mentales, atención al emigrante y al español pobre. Suelen tener sus propios curas adeptos, monjitas que acompañan a quien nadie quiere y sufragan sus propias parroquias.

La gente que no es tonta esta del lado de quien le ayuda, del que tiene las cuentas claras, de un lugar donde cada cuatro años se elige al de arriba, la que siempre tiene las puertas abiertas……

Eso si, una vez al año, cada Hermandad, saca para público disfrute a la calle, unas obras de arte del Barroco sevillano, es como si el Siglo de Oro volviera a la vida. Todos los políticos, militares y obispos se visten de gala y pugnan por colocarse delante y darse un baño de popularidad, a cambio les cobramos el peaje, tener que mezclarse con pecadores al menos un día, eso si pecadores de tres al cuarto.



miércoles, 20 de marzo de 2013

Carta de sugerencia.




Hermano Francisco:

No se si felicitarle por su nuevo destino o darle mis condolencias. Pero en cualquier caso y visto su decidida postura en hacer cambios, me permito hacerle una petición. Siendo argentino le será muy fácil, déle cancha a las mujeres. Un antecesor suyo, concretamente Pedro, resolvió el primer problema de la iglesia admitiendo a los paganos. Usted pasaría a la historia eliminando esta injusticia, este sinsentido, porque suponen en número la mitad o más de la humanidad y estamos juntos en este mundo. Por otro lado  Jesús iba siempre acompañado de tres Marías, es más cuando todos los machotes huyeron poniéndose a salvo, solo quedaron aquellas tres dando la cara y jugándose el tipo.
Admita a las señoras oiga, de sacerdotes, de obispos…de todo. Admítalas en los seminarios, deje usted que sus camaradas hablen con ellas, se traten e incluso dibujen corazones por los patios de los seminarios. Es muy sano para sus mentes……..Por lo pronto dejaran de pensar en fantasmas. Mire tienen ustedes sobrevalorado lo del sexo. Si ya, los hombres de natural somos algo fantasiosos cuando nos reunimos, pero vosotros los sacerdotes ya os pasáis mil pueblos, no es para tanto se lo aseguro.
Y es que ya estará usted de acuerdo conmigo, que dos mil años pendientes de las enaguas son muchos años, que hay  cosas urgentes por hacer, que la gente lo está pasando fatal, que los ladrones se han hecho  dueño del cotarro. Que la única vez que se vio a un Jesús enfadado fue con  los mercaderes y los tenia dentro de casa..........mas o menos como ahora.
Pd.Cuídese






No fumar puede matar al menos de tristeza.



















Llueve como si no lo hubiera hecho en el último siglo
y solamente me queda un cigarro.

" Que te vayas es como quedarse sin tabaco un día de lluvia"

Son las doce y Ana sigue durmiendo
bebimos mucho, demasiado,
empezamos con ron, luego vodka,
más tarde aquel liquido verde impronunciable
que mataba quince penas a cada trago.
Yo tenía dos mil quinientas cincuenta y cinco,
y Ana infinito.
La habitación huele como si se hubieran estado
cosiendo heridas durante toda la noche.
Ana ni siquiera se quitó la ropa.

- ¿ Me sienta bien este vestido?- Preguntó.

- No hay nada que te siente mal cariño- Le dije.

Aunque era mentira,
a Ana lo que le sentaba mejor era el desnudo.
La mayor parte del tiempo la mentira
es el atajo más corto a la felicidad.
La lluvia amenaza con no cesar,
lo que antes eran pequeños charcos,
se han convertido en profundos lagos,
me recuerdan a los ojos de mi madre
cuando mi padre se murió por inercia.
También me recuerda a Laura
pero cuando hay sol tambien ella visita mi memoria
y cuando está nublado,
incluso cuando el hombre del tiempo
no sabe que mierda colocar en el mapa
también está ella.
La realidad es que siempre me acuerdo de Laura.
Ana tiene la teoria de que pensar en otra
también podría llamarse infidelidad,
a estas alturas yo debo ser
el hombre más infiel de este planeta.
Desde el umbral de la puerta ella bosteza,
parece que se ha peleado con diez gatos.

- Deberías hacerme el amor y el desayuno por ese orden- Dice.

Hace mucho que no hacemos el amor,
antes cuando ella no se llamaba "amor mío",
ni yo "gordito" todo era distinto.
Diez minutos después ya no tengo nada en el depósito,
ella bebe café y se fuma mi cigarro.

Que la quiero es indudable, ni siquiera se lo reprocho.
En la mesita del salón hay revistas
con cincuenta maneras útiles para dejar de fumar
y ninguna se llama Ana.
Ninguna dice:

"Cásate con una fumadora y que ella se fume tu parte"

Tampoco dice como olvidarse de ninguna Laura,
ni que hacer cuando la lluvia te encharca los pulmones.

- ¿ Qué haces?- Pregunta.
- Pienso-
- Me gustaría saber que piensas, cuando no piensas en mí-
- Créeme, no te gustaría- Le digo.

Ahora es cuando ella pone esa cara
de odiarme parea siempre o hasta que la bese.
Yo la beso. Dos veces.

- Quiero fumar- Exige.

Y mientras me pongo la chaqueta
de las tristezas para siempre
y un relámpago atraviesa la ciudad
yo sin paraguas en una calle sin nombre
busco un estanco abierto.

Ernesto Perez Vallejo. La Línea. Cádiz 1979.

Ernesto es un poeta gaditano, les pongo la portada de su libro y añado a mi lista de paginas una de las suyas. Ernesto escribe en mil sitios y le copian (copiamos) otros mil, porque es muy bueno en esto. Asi que mejor traer el original   loslunesquetedebo.blogspot.com


¿Cómo serás sin estos ojos míos?


¿Cómo serás sin estos ojos míos?
¿Quién te leerá palabras por la frente
sabiéndote despacio, pena adentro?
¿Cómo serás cuando el río descienda
y sientas ya la espuma por las sienes?
La espuma de tu mar, el mar de todos.

No sé dónde dejarte escrito el nombre
crecido de tu tiempo hacia otras fechas,
desbordado de sí, fuera de madre.



Concha Lagos. Córdoba. España 1913

martes, 19 de marzo de 2013

Toco el mundo solamente en tu piel.




Ven. Acércate hasta que tus fértiles pestañas
me rocen la mejilla. Entra despacio
con la lengua en mi boca, dame
de beber de tu saliva, aplácame
la explosión de los labios con los dedos.
Ven. Tú estás hecha para mis ojos y mis manos,
igual que yo estoy hecho
para el vértigo de tus manos y tus ojos.
amor, qué sinsentido hablar de la verdad
lejos de tu piel o fuera de tu aliento.


Jorge Riechmann. Madrid 1962

lunes, 18 de marzo de 2013

Mujer al sol.



Una mujer al sol es todo mi deseo,
viene del mar, desnuda, con los brazos en cruz
y la flor de los labios abierta para el beso
y en la piel refulgente el polen de la luz.

Una hermosa mujer, los senos en reposo
y caliente de sol, nada más se precisa.
El vientre terso, el pelo húmedo y una sonrisa
en la flor de los labios, abierta para el gozo.

Una mujer al sol sobre quien yo me arroje
y a quien beba y me muerda y con quien me lamente,
y que al someterse se enfurezca y solloce, 
e intente rechazarme, y que al sentirme ausente
me busque nuevamente y se quede a dormir
cuando yo, apaciguado, me disponga a partir.

Vinicius de Moraes. Brasil 1918-1980

Me preocupa usted.




Primero llamarse Francisco, lagarto lagarto, dirian algunos de allí dentro con bonete púrpura. Ya saben que al otro Francisco lo hicieron ir de rodillas para arrepentirse de ser pobre, me refiero al de Asis que para colmo era rico de nacimiento. Hoy le dirian comunista.
Este otro Francisco no quiere crucifijos de oro, ni anillo suntuoso, dejo plantada a la limusina y prefirió el autobus para ir a cenar con sus "compañeros" cardenales. Usa zapatos negros cómodos y ropa blanca sin ningun otro aditamento. Para colmo, una vez nombrado Papa se fue solito al hotel, pago la cuenta y salio con sus maletas.
Ya me diran ustedes la incomodidad del resto de altos cargos del Vaticano, porque si el jefe va un autobus qué hacen con tanta limusina. Y las ropas, y colgantes y ayudantes y cenas y viajes y las influencias y la pagaaaaaaaaaa...........veremos a ver si el Francisco este pretende que seamos pobres, hasta ahí podría llegar la broma, con el trabajito que cuesta ser cardenal de la Curia.
Pero es que la cosa desde ayer se ha puesto negra, negrisima......El Papa Francisco va y dice Misa y a continuación, sale a despedir a los oyentes a la puerta, como hacen los curas protestantes. Le da la mano a la gente .............. Dios mio, incluso cruza la calle y habla con el público......debe ser una moda argentina.
Yo observo las caritas desencajadas y pálidas de los acompañantes. Jesus Jesus solo falta que Francisco les recuerde que son curas y los ponga a predicar y cuidar pobres.............Comienza a preocuparme la salud de Francisco.
Me encantan los argentinos. Este no cantará tangos, pero los ha tangao pero que muy bien. Eso les pasa por listos.

Tangar en andaluz es engañar, tomar el pelo.

En defensa propia.


Snaefell era el volcán por donde Alex bajo al centro de la tierra en la novela de Julio Verne,  cual no  fue mi sorpresa al consultar mi mapamundi y encontrarlo. Devoré todas sus novelas luego las de  Jack London, luego muchos más autores….como Bastian Balthasar Bux tuve un cuartito de muebles viejos donde pase largas horas “castigado” y lo pongo entre comillas, porque hice todo lo posible para merecerlo. Los libros, el cine de aventuras, las novelas de la radio me enseñaron el poder de la ilusión. Basta con soñar  y desear una cosa con todas tus fuerzas y las cosas suceden o al menos resultan un pelín más fáciles. Ahora se llama construir un “holograma mental”,  pero entonces era superviviencia en un mundo gris, lleno de medias verdades y doble moral.
Nunca me han abandonado ni yo tampoco a ellos, me traslade a muchos otros  lados y mi cuarto de los libros virtual se vino conmigo. Abrir un libro sigue siendo un instante mágico, durante cientos de páginas transcurrirá un viaje emocionante para los dos. Luego quedaran personajes, frases, escenas, trozos de vida que te acompañan. Qué parte de todas las historias eran ciertas o inventadas me pregunto siempre. Snaefells existe, un volcán extinguido de Islandia por donde se penetra al  centro de la aventura.

martes, 12 de marzo de 2013

Amor en dos tiempos.





…Y tus manos se posaron sobre mis pechos desnudos
Y tu boca gigante se tragó mi beso.
Era invierno afuera y verano en el lecho, tú inventaste junto al Amor, el Tiempo.
Mordiste mis labios, los volviste eco de tu boca,
te internaste en mí, carnívoro,
sutil, furioso y decidido
para cobrar todo lo que de amor, yo te debía.
Ardientes nuestros cuerpos, bailaban el placer.
Presos estábamos de la intemperie del deseo.
Bendito seas… en mí habitaron tus tormentas, llovieron bocas insaciables,
llovieron manos, se multiplicaron las caricias.
Besé la vida que el roce de tus caderas le había devuelto a mis entrañas.
Saboreé el amor vestido de carne, erguido desde tu cuerpo.
Te invadí, te amé, abusé descarada, obscenamente del placer de poseerte...
Tú, en mí y yo vertida en ti, y, los dos, en un ciclón febril del universo…
Moribunda estaba yo después sobre tus alas,
volando el vuelo de cada átomo de tu ser en movimiento.
Tendido estabas tú sobre mi desnuda humanidad.
Sé que está bien por hoy…lo sé… pero esta sed de ti no se me quita…
Y quiero que desandes otra vez cada parte de mi cuerpo.


Morelva Oropeza. Venezuela 1968

De compras.



No podría decirle cuanto tiempo llevaba mirándola a los ojos, creo que fue cuando comenzó a hablarme de la camisa, de la calidad de algodón, del corte, la verdad es que su voz se fue perdiendo, como un tren que se aleja en un páramo inacabable. Sus ojos, era lo mas importante, primero adoptaron un brillo peculiar, después se tornaron como de agua. En su interior comenzaron a brotar palabras, susurros y otra conversación se inicio con los míos que no dejaban de mirarla.
“Hola”, Buenos días….te estoy mirando…a ti, si, ya sé que te has dado cuenta. Me está dando una vergüenza terrible, pero me gusta, no puedo evitarlo. Si pudiéramos cruzar dos frases, dirías que estoy loca, quizás es la realidad, estoy loca. Pero no me importa. Me gustan tus ojos y tu sonrisa. Creo que ahora hablamos del algodón y no se que más. Te importa tres leches, porque hablamos de otra cosa……
”Hola”, si te dijera que has tardado mucho en aparecer, no sabrías de qué hablo, o a lo mejor si lo sabes, porque veo que tu también estas perdida.
Que contradicción vivir entre tanta gente y estar perdido verdad. ¿Crees que sería mejor decir no encontrados?, porque desde que cruzaste la puerta te he reconocido y no te he visto nunca. Sé que eres tu, casi arrollo a mi compañera por atenderte. Reconocí esa espalda tan derecha, esos hombros firmes pero atenazados……¿de donde vienes, que hiciste estos años?, esta ciudad no es tan grande. A lo mejor no eres de aquí, pero tu acento lo desmiente. Vuelve a sonreírme por favor, cada una de tus sonrisas son, como interruptores que dan luz a rincones olvidados de mi misma. Me tiemblan las manos.
Me gustan sus ojos definitivamente, verdes y ese pelo asi cortito, del resto...sin palabras, la voz me encanta, la verdad no me entero de nada. Ah hablamos de corbatas. La verdad me dan igual. Y yo porque no conocía esta tienda si paso cuatro veces al día. No tiene alianza puesta....biennnnnnnnn, Miguel no te lances hijo, que te acaban de dar de alta el sicologo y tu abogado.
¡Dios mío! De que estamos hablando, no yo contigo, me refiero a mi cliente, ¡ah si! Ya estamos con las corbatas……pues mire usted……
-Miguel.
-¿perdón como dice?
-Miguel, me llamo Miguel.
-Ah perdóneme, no le había entendido. Yo Esperanza, encantada.
-Como sus ojos.
-¿Mis ojos?
- Si verdes, color de la esperanza.
-Pues como le estaba diciendo, esta corbata y la otra le vienen bien a la camisa, claro que dependerá de la ocasión, una es mas de fiesta.
-¿Nos conocemos de algo?, me preguntaba que siendo ambos de aquí, porque ¿usted vive en la ciudad no?.
-Si claro.
-Pues es extraño, se que no nos hemos visto y por otro lado parece que la conozco…….
Su voz se hizo dueña del local y hablaba………… y hablaba…..
Miguel, me gusta, primer Miguel que conozco, ¿que edad tendrás Miguel?, mas de cuarenta………..hasta quizás cerquita de los cincuenta. No hay mujer en tu vida lo veo, por el corte de pelo, tu chaqueta……ninguna te ha dado el visto bueno al salir de casa. Eso una lo ve del tirón.
-Y decía usted que no nos conocíamos verdad?, es curioso a mí me ha dado la misma sensación. ¿Qué tal andamos de pijamas?, aun tiene los de rayas, a que sí, pues eso le hace muy mayor, debería cambiar a alguno con diseño mas juvenil.
No deberías cortarte el pelo tanto y cambiate el modelo de gafas Miguel……..¡¡Dios que tonterías estoy pensando!!, que haga lo que le de la gana.
-Esperanza ¿podemos dejar el pijama para mañana? Es que tengo prisa .
Y su sonrisa comenzó a alejarse como un fundido en negro, si llega a sonar “Moon river” me muero.
-Cuando quieras Miguel yo estoy aquí hasta las ocho de la tarde.
Te vi volverte fuera. Por el espejo te vi mirando dentro a través del escaparate y mis caderas se volvieron locas……¿Qué haces Esperanza de mi alma?, son las seis dije mirando el reloj y volviendo a mis tareas.
Son las seis pensó Miguel mirando su reloj camino de su  apartamento.

lunes, 11 de marzo de 2013

Rebelión.





No hay mansedumbre en mis palabras,


ellas reclaman, no obedecen ni asienten.

La terca inquietud de hablar por mis versos

conviven con la locura de atreverse y soñar.


Impetuosa en mis sentidos exclamo sin pudor,

y en más de una ocasión sobreviví al espanto

de sentir, y al pecado de manifestarlo estoica,

aún cuando en la otro orilla nadie me oiga.



He ofrecido tiempo y a cambio recibí engaño,

más no por ello suelo esconderme temerosa.

Ningún afecto que poseo lo he comprado.

¡Lejos se vayan los hostiles, los que hablan en vano!


Beatriz Liliana Eslimán. Argentina

sábado, 9 de marzo de 2013

Después de todo.




Después, sólo después de que todo ha calmado,
vuelvo a creer en la tibieza del abrazo sentido.
No hay compás de espera, ni espanto que asuste,
todo vuelve a ser real, sin ilusiones absurdas.

Atrás ha quedado el tiempo de miedos cobardes
y ha llegado el aprendizaje valiente sin alucinaciones .
No necesito ninguna afirmación, basta con la vida
que de a ratos se ofrece sin  vanidad ni retraso,

Beatriz Liliana Eslimán. Argentina.

Preguntas.


¿Qué fuerza me empuja mar adentro?
¿Qué me depara ese océano que, si lejano y
esquivo, gobierna mi voluntad aturdida?
¿Qué misterios me acechan, qué fin?

¿Qué caprichoso designio le impide atender
mi llamada?¿
Qué recelo en su ánimo le inquieta y
distrae del destino que le envío?
¿Qué espera angustiosa contraviene
mi dictado?

Preciso el mar, sus pasiones de espuma, sus
locuras salinas, su abrazo de cristal
Preciso de su hechizo para encontrarme de
nuevo
Preciso envolverme en sus tormentas hasta
alcanzar el horizonte que se despunta tras ellas

Ya liberé mi pulso, mi razón y mi aliento,
no podrá dilatar  mucho más esta distancia
que escribe silencio tras sus pasos
Ya me presiente, percibo su calor al otro
extremo de mi abrazo
Ya no habrá más lejanías de estériles
desiertos que dividan este verbo,
Ya viene a mí. Te espero

¿Tendrá la marea, acaso, la respuesta
que calme esa inquietud?

¿Tras qué tempestad atribulada, solemne y
certero, escribiré mi canto de sirenas?
¿Qué fuerza de ignotos mares se enredará en
mis dedos de poeta?

Amelia Querol Orozco. Ferrol. España



jueves, 7 de marzo de 2013

Agua del recuerdo.




¿Cuándo fue?
No lo sé.
Agua del recuerdo
Voy a navegar.

Pasó una mulata de oro,
Y yo la miré al pasar:
Moño de seda en la nuca,
Bata de cristal,
Niña de espalda reciente,
Tacón de reciente andar.

Caña
(Febril le dije en mí mismo),
Caña
Temblando sobre el abismo,
¿Quién te empujará?
¿Qué cortador con su mocha
Te cortará?
¿Qué ingenio con su trapiche
Te molerá?
El tiempo corrió después,
Corrió el tiempo sin cesar,
Yo para allá, para aquí,
Yo para aquí, para allá,
Para allá, para aquí,
Para aquí, para allá...

Nada sé, nada se sabe,
Ni nada sabré jamás,
Nada han dicho los periódicos,
Nada pude averiguar,
De aquella mulata de oro
Que una vez miré al pasar,
Moño de seda en la nuca,
Bata de cristal,
Niña de espalda reciente,
Tacón de reciente andar.

 Nicolás Guillén. Cuba 1902-1987

miércoles, 6 de marzo de 2013

Siemprevivas.




Las flores que duran más son las Siemprevivas, las que duran toda la vida son las de plástico y todos aceptamos que cuando nos regalan flores, disfrutaremos un tiempo de ellas, de su visión de su aroma, de su presencia. Pasa lo mismo con el resto de seres vivos, estamos de paso, incluso en el transcurso de nuestra vida la infancia, adolescencia o madurez son etapas pasajeras y transcurren sin perder su encanto. Los sentimientos como el amor o la amistad sufren de las mismas reglas, en ocasiones duran mucho e incluso a algunas personas casi toda su vida, pero no es la norma general. Todo es temporal comenzando por nosotros.
Estamos rodeados de objetos que sin saber porqué llevan años en los rincones de nuestras casas, aquel florero de la tita Ecarna que no termina de romperse, el sillón de la esquina donde nadie se sienta, la bicicleta con la pintura descascarillada, pero en uso…..son indestructibles, tanto que les coges cariño.
Durante los velatorios esa visión te asalta de improviso, allí están los cabales, dos amigos, un cuñado, un vecino de siempre, tus hijos y tu mujer o marido, miras sus caras de una en una y rememoras cientos de anécdotas vividas. No son amores para tirar cohetes, son los que son, personas como tu y como yo, todos de paso. Dice un cantante actual…… el amor para toda la vida es un invento de los curas y los poetas, refiriéndose al de Romeo y Julieta, efectivamente al final quedan ellos dos, el poeta y el fraile. A ellos no les duró nada, la obra sin embargo es eterna.
El atardecer es una película encantadora, Vanessa Redgrave rememora en su lecho un amor de 24 horas, en su delirio sus hijas descubren su existencia, cómo fue aquel momento de felicidad y a través de ese recuerdo encuentran la suya propia. El amor como las flores hay que disfrutarlo, cuidarlo, aspirar su aroma y saber que puede marchitarse, pero que somos afortunados por tener ese regalo. Como nuestra infancia, como aquel verano inolvidable. Quedan las personas a nuestro lado, quizás ese amor, los amigos, hijos, tu mujer o marido…………un ramito de Siemprevivas.

martes, 5 de marzo de 2013

La hora del vermut.


Un día, cualquier día tiene momentos especiales, son esos en que las cosas  pueden ir hacia el desastre o hacia algo inolvidable. Uno de ellos es esa hora del mediodía que le llamamos la  hora del vermut.  A usted puede que le  guste una cerveza o  una copa de vino, ¿ha tomado vermut alguna  vez?, anímese está delicioso. Yo  lo tomo rojo al mediodía,  con soda.
Pues como decía ese momento, sentado en el velador, mirando al  mundo el día se te despliega con todas sus posibilidades. El poquito de burbujas, su pizca de alcohol, azucares, especias,  sin dejar de lado el color, la liturgia del camarero (por favor, mandil blanco largo, nada de  pantalón y camiseta negra)………. El vermut y la hora del  día es tan bonita, tan sugerente, tan evocadora, tan prometedora como……..un bonito escote de mujer. Simplemente eso un escote y  no tengo nada que explicar porque usted señora ya lo sabe. Habrá cosa tan femenina como eso, es un detalle de calidad, un mensaje al aire a veces para navegantes o simplemente porque si …..y la que  no pueda que rabie. A la copa y al escote  lo que le viene como anillo al dedo es una buena conversación, animada, con color, el del  jamón bien cortado le cae estupendamente, mirar............a ese par de ojos negros, quedarse con la sonrisa de ella viendo los esfuerzos por no bajarla. 
Hacia donde marcha el día.....y que importa, lo que vale es el momento, la chispa, demostrar que se está vivo. Caballero despliegue su seducción, mueva ficha, cuente una bella historia, sea divertido,  porque al  vermut, al jamón y a un escote lo que le acompaña, de verdad, de verdad es un coro de  risas.

lunes, 4 de marzo de 2013

Credo (de otros diluvios)














De pronto uno se aleja
De las imágenes queridas
Amiga
Quedás frágil en el horizonte
Te he dejado pensando en muchas cosas
Pero ojalá pienses un poco en mí

Vos sabés
En esta excursión a la muerte
Que es la vida
Me siento bien acompañado
Me siento casi con respuestas
Cuando puedo imaginar que allá lejos
Quizá creas en mi credo antes de dormirte
O te cruces conmigo en los pasillos del sueño

Está de más decirte que a esta altura
No creo en predicadores ni en generales
Ni en las nalgas de Miss Universo
Ni en el arrepentimiento de los verdugos
Ni en el catecismo del confort
Ni en el flaco perdón de Dios

A esta altura del partido
Creo en los ojos y las manos del pueblo
En general
Y en tus ojos y tus manos
En particular.

Mario Benedetti.

viernes, 1 de marzo de 2013

En el tiempo que dura una canción de amor,




La eternidad habita en el abrazo,
cabe toda en la música
que se mide en minutos
y es siempre más pequeña
que la pista de baile.

En el amor
el cuerpo es el más frágil
de todos los espejos
y es cristal vulnerable
ante la más volátil
de todas las caricias
y, sin embargo,
nos hace despreciar el universo
y sentirnos más grandes
que todas las estrellas.

Cuando amamos,
el mundo se concentra
en la mirada mutua,
incandescente,
e insumisa ante el tiempo de los otros,
los que no importan nada
a quien está de amor recién nacido.
La eternidad habita en el abrazo,
en el tacto,
en el fuego
y en el momento único.

Lo demás ya no importa.

Pero la música
va contando compases en el tiempo
y se convierte en pausa que se alarga
hasta alcanzar silencios en el aire.

Y entonces el amor
se transforma en camino interminable
de espejismos sin nombre,
donde un sueño palpàble y siempre esquivo
se ríe mientras juega con nosotros,
otra vez niños
perdidos como antes
(pero ahora culpables)
entre los árboles del bosque imaginario
donde creímos detenernos para siempre.

El amor, incluso si es el nuestro,
carece de reposo
y nos deja jugando en el camino
sin descubrir su ausencia todavía.

Empezamos entonces a rompernos,
y con toda la vida por delante.

Beatriz Villacañas. Toledo. España. 1962



Arrecío de frío,

Estábamos todos en silencio,  el frío espantó de clientes la terraza del bar , quedamos cinco de pie arrimados a la cristalera,  unos quizás por la necesidad de un cigarrillo, en otros la necesidad de mirar a lo lejos y perdernos dentro del horizonte. El mar nos facilitó la tarea, puso en off el sonido ambiente, se recreo bajo una cortina de haces de luz y nos dejó tranquilos por un largo rato.
Cuando quedas colgado de ese punto del horizonte, ya no sabes si estas yendo o viniste de vuelta hace tiempo. Me llega el humo del cigarrillo y recuerdo los años de fumador, sobretodo del tabaco de pipa, de la liturgia de prepararla, de aquellas bocanadas que te llegaban hasta los dedos de los pies. Fumarse una pipa entera es algo rotundo, te deja perfecto. La calidad es primordial en todo, vinos, licores, chocolates, mariscos, un chuleton de buey. Como la buena música, la compañía agradable e interesante.........si es mujer preferible pasada la cuarentena, la charla es mas amena, aumentan las coincidencias y el tiempo se marcha en la bandeja del camarero.
Definitivamente el sol se marcha a hacer las americas una tarde mas, como los toreros y las cantantes de coplas, se despide el público con un suspiro en la platea y el frío termina de un golpe con la concurrencia.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...