A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

miércoles, 6 de marzo de 2013

Siemprevivas.




Las flores que duran más son las Siemprevivas, las que duran toda la vida son las de plástico y todos aceptamos que cuando nos regalan flores, disfrutaremos un tiempo de ellas, de su visión de su aroma, de su presencia. Pasa lo mismo con el resto de seres vivos, estamos de paso, incluso en el transcurso de nuestra vida la infancia, adolescencia o madurez son etapas pasajeras y transcurren sin perder su encanto. Los sentimientos como el amor o la amistad sufren de las mismas reglas, en ocasiones duran mucho e incluso a algunas personas casi toda su vida, pero no es la norma general. Todo es temporal comenzando por nosotros.
Estamos rodeados de objetos que sin saber porqué llevan años en los rincones de nuestras casas, aquel florero de la tita Ecarna que no termina de romperse, el sillón de la esquina donde nadie se sienta, la bicicleta con la pintura descascarillada, pero en uso…..son indestructibles, tanto que les coges cariño.
Durante los velatorios esa visión te asalta de improviso, allí están los cabales, dos amigos, un cuñado, un vecino de siempre, tus hijos y tu mujer o marido, miras sus caras de una en una y rememoras cientos de anécdotas vividas. No son amores para tirar cohetes, son los que son, personas como tu y como yo, todos de paso. Dice un cantante actual…… el amor para toda la vida es un invento de los curas y los poetas, refiriéndose al de Romeo y Julieta, efectivamente al final quedan ellos dos, el poeta y el fraile. A ellos no les duró nada, la obra sin embargo es eterna.
El atardecer es una película encantadora, Vanessa Redgrave rememora en su lecho un amor de 24 horas, en su delirio sus hijas descubren su existencia, cómo fue aquel momento de felicidad y a través de ese recuerdo encuentran la suya propia. El amor como las flores hay que disfrutarlo, cuidarlo, aspirar su aroma y saber que puede marchitarse, pero que somos afortunados por tener ese regalo. Como nuestra infancia, como aquel verano inolvidable. Quedan las personas a nuestro lado, quizás ese amor, los amigos, hijos, tu mujer o marido…………un ramito de Siemprevivas.

2 comentarios:

Anderea dijo...

Un ramito de Siemprevivas. Sí.

Capitán Smith dijo...

Son importantes esas personas, siempre están.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...