A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 27 de mayo de 2013

40º, ni uno más ni uno menos.


Falta menos de un mes para las hogueras de San Juan y como dice el refrán, “hasta el 40 de mayo, no te quites el sayo”. Qué plasta de primavera, qué desorden de armarios, qué troupe de saltimbanquis en los semáforos, todos vestidos de lo que pillas a mano. Andan estrábicos los augures del tiempo, con los bolsillos llenos de nubecitas, soles, chubascos, ventarrones y nosotros con los libritos de las agencias de viajes, que nos prometen “el oro y el moro” en forma de palmeras y enamorados corretones por blancas arenas.
Que venga ya el sol por el amor de Dios, necesito los 40º a la sombra urgentemente, que espante los enjambres de jubilados y de japoneses ataviados de exploradores. Qué vengan las chicas faldicortas de mil colores que alegren las aceras. Salgan los jóvenes huidizos y ensimismados en nubes de ferormonas tras ellas.
Fuera la crisis, leches. Que hartura de gris. El gris siempre fue color de "medioluto", de monjas recién excarceladas a pisitos de extrarradios, de policías con bigotitos, de curas modernos y maleteros ferroviarios. Pero no de una ciudad y menos de la mía, aquí hasta nos enfadamos en Technicolor.





2 comentarios:

Magnolia A. dijo...

Jajajaja, simpatíquisimo esto que ha escrito y verdadero también.

Capitán Smith dijo...

No es broma soy feliz con 40 grados, sin duda me favorecen 3000 años de genes mediterráneos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...