A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

domingo, 26 de mayo de 2013

El sabor de una ausencia.


 

Hay alguien ahí fuera de todos nosotros con un raro poder. Alguien que en sus palabras, en su mirada, alguien que con su sola presencia parece tener  la llave de nosotros mismos.  Con un poder innato para que le sigamos, para que le esperemos años y años. Si está junto a nosotros no necesitamos nada más y si nos falta o aun no le hemos conocido, entonces sentimos un hueco en el centro de nosotros, un vacío. Se nos pierde la  mirada entre la multitud, nos volvemos en plena calle queriendo adivinar en un par de ojos su presencia. Soñamos luego en plena noche un beso distinto, un abrazo distinto, un te quiero distinto. 
Hablamos de una media naranja, pero nos incomoda que sea una realidad, cuando es cierto. No se si media o entera, yo la  imagino como esa llave, que se adueña cuando llega sin mediar palabras de nuestro corazón, nos hace sentimos perdidos, a la vez que alcanzado  la plenitud.

2 comentarios:

mientrasleo dijo...

No se si nos incomoda, pero si que es cierto que darle a alguien ese poder, requiere una fortaleza que nos eimrpe tenemos. aunque ya tenga el poder, parece que si no lo decimos nos sentimos mejor.
O tal vez sea yo que el romanticismo me abruma.
O la primavera
besos

Capitán Smith dijo...

Si. Es conveniente no dar muchas pistas. También es conveniente que el
poseedor/a de la llave se haga el despistado/a.
El romanticismo como todo con moderación y la dosis exacta. Besos

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...