A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

sábado, 4 de mayo de 2013

La sabiduría y las alitas de pollo.

La mejor manera de atrapar un olor es mezclarlo con un aceite o substancia grasa. Las cocinas mantienen el olor de las comidas después de cocinadas por eso, por la grasa que siempre existe en mayor o menor medida en su aire. Las salsas por eso siempre llevan como ingredientes nata o mantequilla, de esta manera se mantiene olor y sabor. Los perfumes se elaboran igual aunque después diluidos en un alcohol, que vaporizado lleva en sus particulas el olor a nuestro olfato.
Fue después de una clase de anatomía cuando comprendi, porqué mi madre prefería las alitas de pollo, mientras nosotros peleábamos por la pechuga. Tienen  mas grasa y por tanto son muy sabrosas y la pechuga solo es un bocado de fibra. El jamón ibérico es una sublime mezcla de estos componentes y cuando pruebas uno autentico, lo demás te parece goma de masticar.
Pero olor y sabor es fruto de la experiencia, llegas a esa edad en que pierdes el hambre y la prisa, asi que puestos a comer sin pasarse, mejor es elegir poco y bueno. Aquí se cruzan los perfumes, el jamón, las alitas de pollo, el brandy, el Ribera del Duero y hacer el amor mejor que ir al gimnasio. Se trata de ejercicio en ambas ocasiones, pero son tan distintos los olores y sabores que............me decanto por las alitas de pollo.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...