A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

martes, 25 de junio de 2013

Adictos.



Qué difícil resulta hacer ver a alguien una adicción, la mas moderna es la de los teléfonos modernos, parecemos Gollum con su anillo, todo el día mirándolos fijamente,nos falta decir......mi  tesorooooo.  Tampoco hay que  ser Frodo y tirarlos a la  morada de Sauron, existen términos medios. Pero así como  el alcohólico nunca reconoce que bebe, los demás no reconocemos nuestras  adicciones. Hay adicciones para todos los gustos, desde el deporte, comer, enamorarse compulsivamente y el peor.......los adictos a los problemas. Ha intentado usted ayudar a un amigo adicto a tener problemas?,  le aconsejo que se de por vencido  antes, no lo conseguirá.  En realidad su problema es su motivo de vida y le aterraría resolverlo, los hay de salud......pero son esos que tienen una mala salud de hierro, de mal de amores y usted aconseja.....pues termina y ya está.....te mirara con cara de loco. Mi amigo Abercrombie y yo hablábamos en la taberna del puerto de la adicción al sexo, todos los presentes estábamos de acuerdo en que eso era imposible, cómo  va a existir esa adicción y a partir de que cantidad de mujeres a uno lo etiquetan de adicto, ya quisiéramos todos no crean, acordamos  sacar a hombros al  primer paciente de la taberna que lo diagnostiquen de adicto.......las risas llegaban al cuartelillo de la Guardia Civil.

Ese anillo de Gollum puede ser cualquier cosa, en realidad no es un anillo es una cadena, quizás tiene nombre de mujer o de hombre, quizás de cosa o chisme electrónico, incluso de trabajo. Como en todo existe una pregunta clave. Te perdiste la  ocasión de estar junto a esa persona por esa adicción?, ninguna cadena, ni siquiera de oro merece perder el calor humano.

4 comentarios:

Carla dijo...

simple y certera su reflexión, al fin todos somos adictos... yo por ahora adicta al olvido... gracias por sus letras!

Tere dijo...

"Mi tesoro" quzá no, pero que la tableta o el móvil es la quinta extremidad de muchos, sin duda.

Con su permiso, voy a seguir su blog.

Capitán Smith dijo...

Adicta al olvido, que buena decisión y acertada. Me declaro adicto también a dejar espacio libre para los buenos recuerdos. Besos Carla

Capitán Smith dijo...

Considérese en su casa Tere,besos

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...