viernes, 7 de junio de 2013

Adiós.


Adiós, locura de mis treinta años, 
besado en julio bajo la luna llena 
al tiempo de la herida y la azucena. 
Adiós, mi venda de taparme daños. 

Adiós, mi excusa, mi desorden bello, 
mi alarma tierna, mi ignorante fruta: 
estrella transitoria que se enluta, 
esperanza de todo por mi cuello. 

Adiós, muchacho de la cita corta; 
adiós, pequeña ayuda de mi aorta, 
tristísimo juguete violentado.

Adiós, verde placer, falso delito; 
adiós, sin una queja, sin un grito. 
Adiós, mi sueño nunca abandonado.


Casilda Oliver, Cuba 1924.

No hay comentarios:

Momentos.

Aparte de este momento en estoy viendo al sol irse por el mar y a la vez escuchando unos pajarillos prepararse para la noche, podría c...