A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

viernes, 26 de julio de 2013

Poema VIII.





Una mujer desnuda en el jardín espera,
no eres tú y sin embargo tuvo tu nombre un día.

Las olas son caballos con crines de azucena
que el viento agita como un almendro viejo,
la luna es un jinete de plata galopando,
                                                     si tú pudieras verlo.
Recuerdas que te dije:

                 Tus labios son el rojo que viste a la amapola.
Contigo junto al mar todo canta más alto.
En tus ojos azules aún se escuchan las olas.

Ahora me pregunto
                                                   de qué serviría aquello,
ahora que estoy tan solo
                                                   como lo estaba entonces.

Tú nunca comprendiste
                                                   que los besos
                                                   no mueren en los labios
y que en cada palabra
                                                   yo te dejaba
                                                   la llave de una puerta.

David Rey Fernández, A Coruña 1985

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...