A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

jueves, 29 de agosto de 2013

Amigos de cabecera.


Antiguamente llamábamos a los médicos de familia, médicos  de cabecera, era la imagen de aquel  profesional que estaba siempre allí dispuesto a cuidarte, que se sentaba a la cabecera de la cama te tomaba el pulso, siempre dispuesto, siempre amable.
Existen los amigos de cabecera, en realidad son enamorados y enamoradas de ti,  que al igual que  el medico siempre están y han estado a tu lado, que han compartido  sobre todo los malos momentos tuyos, tus berrinches, tus soledades, tus problemas financieros, tus desvaríos, tus amores y desamores. Se quedan con tus niños, están siempre ahí. Te levantas por las mañanas y te saludan con un mensaje…hola amigo como estas hoy……sigues con el lumbago…..se te pasó el enfado…..qué cómo lo sé…….bueno hijo es que te conozco.
Eso se llama también amor, no ese del príncipe azul ni de  la princesa desvalida….Dios nos libre. Es un amor autentico de los que han pasado mil veces la “prueba del  algodón”. Es un amor sin precio ni contrapartida. Bueno si tiene contrapartida, tiene el mantenerlo, porque todo se retroalimenta, a lo mejor necesita de muy poco; devolver  la llamada, acordarse de su cumpleaños, hacerle una visita, preguntarle por su salud…..Te has dado cuenta que esos amigo parecen que nunca enferman? Y no es cierto le ocurren lo mismo que a ti, solo que te quieren hasta tal punto que cuando están delante de ti, tu eres lo primero para ellos y dejan para más adelante su dolor de espalda, su problema casero, sus miedos, sus soledades.
Sentir amor es en si la primera recompensa, aquellos que viven para ellos mismos no saben lo que se pierden, el amor es una caja de lápices de colores, el mejor analgésico, abres los ojos por la mañana y recuerdas….tengo que llamar a…..cómo estará …..es un motivo para sentirse vivo.
Es conveniente detectar a los amigos de cabecera, cuidarlos, ejercitar nuestra memoria para no olvidarlos en los momentos agradables, en tus fiestas, reservar tiempo para ellos, decirle de cualquier forma que los queremos, dejar de hablar de nosotros mismos y oírlos a ellos, tocarlos….si tocarlos que no somos anglosajones.
Si miras a tu lado y no ves a nadie así o hace tiempo que dejaste de recibir esos mensajes, quizás los perdiste o peor aún los abandonaste a un lado de tu camino. 

3 comentarios:

Magnolia A. dijo...

Que nunca se pierda estos amigos de cabecera...
Un abrazo

Capitán Smith dijo...

Si Magnolia que estén ahí siempre y nosotros con ellos. Besos

maria candel dijo...

Recuerdo a nuestro médico de cabecera, es verdad, era amigo de cabecera, se consultaba, aparte de los quebrantos de salud, consejo sobre problemas de la familia, se le pedía opinión sobre temas de lo más diversos, lo extraño, como se extrañan las buenas cosas perdidas.
Un abrazo, Capitán

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...