A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 30 de septiembre de 2013

A quien vela todo se le revela.




Bello es dormir al,
lado de una mujer hermosa,
después de haberla conocido
hasta la saciedad. Bello es correr desnudo
tras ella, por el césped
de los sueños eróticos.


Pero es mejor velar, no sucumbir
a la hipnosis, gustar la lucha de las fieras
detrás de la maleza, con la oreja pegada
a la espalda olorosa,
a mano como víbora en los pechos
de la durmiente, oírla
respirar, olvidada de su cuerpo desnudo.


Después, llamar a su alma
y arrancarla un segundo de su rostro,
y tener la visión de lo que ha sido
mucho antes de dormir junto a mi sangre,
cuando erraba en el éter;
como un día de lluvia.


Y, aún más, decirle: "Ven,
sal de tu cuerpo. Vámonos de fuga.
Te llevaré en mis hombros, si me dices
que, después de gozarte y conocerte,
todavía eres tú, o eres la nada",


Bello es oír su voz: -"Soy una parte
de ti, pero no soy
sino la emanación de tu locura,
la estrella del placer, nada más que el fulgor
de tu cuerpo en el mundo".


Todo es cosa de hundirse,
de caer hacia el fondo, como un árbol
parado en sus raíces, que cae, y nunca cesa
de caer hacia el fondo.

Gonzalo  Rojas. Chile 

Me desnudas.



Me desnudas.

Miles de años 
hace que morimos.
La muerte es lenta.

Morimos.
Te demoras en mis hombros.
Necesitas mi olor.
Nos inventamos.

Qué es esto de invadir así la vida,
qué significa comprobar un cuerpo.

Yo soy tu cuerpo.

Hundirte en mí
es regresar al universo.

Ana Emilia Lahitte. Argentina 1921-2013.

domingo, 29 de septiembre de 2013

Meter la pata.


Todas las heridas llega el día que sanan, no me refiero a la cicatriz y eso, me refiero al día que te la infringen. Porque el olvido es un don para la mente humana, aunque ese olvido se lleva por delante la herida y a los seres implicados
Lo que mas valoro hoy en día es la lealtad, tengo amigos a los que he fallado alguna vez y ellos a mi, pero el cariño estaba por encima de todo y solo  basto mirarnos a  los ojos, cogernos de   las manos y decir lo siento,te falle, perdóname. 
Pedir perdón dignifica al que lo pide y deja la puerta abierta al que lo da, pedir perdón te hace ser mejor persona y no deja que pierdas alguien importante en tu vida.
La ceguera mas estúpida es taparse los ojos, meterse bajo una mesa y esperar  que las cosas nunca se sepan, eso es cobardía. Otras veces es sentirse tan superior, que no crees tener que disculparte y poco a poco mas empequeñeciendo tu relación, hasta hacerla insignificante. La ultima y la mas general es llevar completamente la razón. 
Cuando algo no me funciona, hace mucho tiempo que lo soluciono de la misma manera, me siento y pienso, a ver......donde has metido la pata tío.


Franky.


Mejor que el lexatin para dormir a gusto.


sábado, 28 de septiembre de 2013

Las hojas muertas.


Laissez faire.




Ayer tarde-noche trabajaba en un pueblito de Sevilla, tierra de cereal, calma y desnuda. Desde un ventanal veía llegar un frente de nubes negrísimas, los relámpagos a lo lejos presagiaban la tormenta. La tierra ávida de humedad, el cielo impetuoso con nubes cargadas de agua, deseoso de soltarla.
Como dos amantes en los instantes previos a hacerse el amor. Cuando sobran y faltan brazos al rodearse por la cintura, por los hombros, arrinconados contra la pared o sobre la mesa. Cuando desearías tener varias bocas y besar a la ves su cuello, sus labios y sus senos.
Llega con el primer clarín el otoño y es importante sintonizar con la estación del año. Muchos urbanitas desprecian estos atavismos, pero como mamíferos sobre la tierra, medimos el tiempo por su reloj. Necesitamos ver, oler, sentir el otoño, nuestra retina se cubre de tonos amarillentos y ocres, los vellos de la piel danzan con la brisa aun suave, la luz de la tarde se atenúa invitándonos a mirar hacia dentro más que afuera.
Te busco en el día, acariciar tus manos, romper la distancia, oir tu voz. Me gustaría sentirte sentada en mis piernas charlando de ese libro y que me lo cuentes. Porque las historias toman vida en la voz de las personas.

Todo esto venía con aquellos nubarrones, presagios maravillosos, de un tiempo para degustar sin tiempo, porque no, un magnifico “laissez faire” en tus brazos.

En la isla de las mujeres.

Diego Sauri nació en una pequeña isla que aún flota en el Caribe mexicano. Una isla audaz y solitaria cuyo aire es un desafío de colores profundos y afortunados. A la mitad del siglo XIX, toda la tierra firme o flotante que hubo en aquel regazo pertenecía al estado de Yucatán. Las islas habían sido abandonadas por temor a los continuos ataques de los piratas que navegaban la paz de aquel mar y sus veinte azules. Sólo hasta después de 1847 volvieron los hombres a buscarlas.
La última rebelión de los mayas contra los blancos del territorio fue larga y sangrienta como pocas se han conocido en México. Unidos por el misterioso culto a una cruz que hablaba, usando machetes y rifles ingleses, los mayas se lanzaron contra todos los que habitaban la selva y las costas que habían señoreado sus antepasados. Para huir de ese horror que se llamó la guerra de castas, varias familias navegaron hasta la costa blanca y el verde corazón de la Isla de Mujeres.
No bien desembarcaron, sus nuevos moradores, criollos y mestizos, gente que descendía de viajeros encallados y de cruces azarosos, sin nada que defender aparte de sus vidas, acordaron que cada quién sería dueño de la tierra que fuese capaz de chapear. Y así, arrancando la hierba y las espinas, fue como los padres de Diego Sauri se hicieron de un pedazo de playa transparente y de una larga franja de tierra, en mitad de la cual plantaron la palapa bajo la que nacerían sus hijos.
El primer color que vieron los ojos de Diego Sauri fue el azul, porque todo alrededor de su casa era azul o transparente como la gloria misma. Diego creció corriendo entre la selva y rodando sobre la invencible arena, acariciado por el agua de unas olas mansas, como un pez entre peces amarillos y violetas. Creció brillante, pulido, cubierto de sol y heredero de un afán sin explicaciones. Sus padres habían encontrado la paz en aquella isla, pero algo en él tenía una guerra pendiente fuera de ahí. Decía su abuela que sus antepasados habían llegado a la península en su propio bergantín, y varias veces él oyó a su padre responderle entre orgulloso y burlón: "Porque eran piratas".
Quién sabe de qué pasado le vendría, pero el muchacho en que se convirtió Diego Sauri deseaba con todo el cuerpo un horizonte no cercado por el agua. Se le había vuelto ya una pasión la habilidad curandera que su padre le descubrió cuando aún era niño, viéndolo revivir los peces que habían traído medio vivos para la cena. A los trece años, había ayudado en el trasiego del parto más difícil de su madre, y desde entonces mostró una habilidad manual y una sangre fría tales, que empezaron a llamarlo otras mujeres en situación de incertidumbre. No contaba con más ciencia que su instinto, pero tenía la destreza y el aplomo de un sacerdote maya, y lo mismo le pedía auxilio a la Virgen del Carmen que a la diosa Ixchel.
A los diecinueve años sabía todo lo que en la isla podía saberse de yerbas y brebajes, había leído hasta el último libro de los que pudieron caer por aquel rumbo y era el más ardiente enemigo de un hombre que de tanto en tanto irrumpía en la isla cargando un dineral con olor a sangre y pesadillas. Fermín Mundaca y Marechaga traficaba con armas, se favorecía con la interminable guerra de castas y descansaba de sus negocios pescando y fanfarroneando entre los pacíficos moradores de la isla. Con eso hubiera bastado para que Diego lo considerara su enemigo, pero en su condición de joven curandero le sabía otra historia.
Una noche alguien llevó hasta su puerta el rostro devastado de la mujer con quien se había visto llegar a Mundaca. Tenía golpes en todo el cuerpo y de su entraña no salía sonido ni para quejarse. Diego la curó. La tuvo en casa con sus padres hasta que ella pudo volver a caminar sin miedo y a mirarse la cara sin recordar. Entonces la puso en el primer velero que dejó la isla. Antes de subir a la pequeña embarcación, ella escribió sobre la diminuta y brillante arena la palabra Ah Xoc, que en maya quiere decir tiburón. Así llamaban a Fermín Mundaca, el hombre que a los mayas les vendía las armas, y al gobierno del país los barcos con que los combatía. Luego, aquella pálida y temerosa mujer abrió la boca por primera y última vez para decir: "Gracias".
Esa misma noche cinco hombres sorprendieron a Diego Sauri en la mitad del recorrido que hacía por las casas de sus enfermos. Lo golpearon hasta dejarlo como un montón de trapos, lo ataron de pies y manos y le rompieron la boca con que alcanzó a insultarlos antes de cerrar los ojos que le guardarían para siempre la imagen de una luna inmensa, burlona y amarilla, como la risa de un dios.
Cuando pudo volver a preguntarse qué le estaba pasando, sintió temblar el agua bajo la celda que lo encerraba. Iba en un barco, rumbo a quién sabía dónde y en vez de que lo inundara el miedo, lo estremeció la curiosidad. Por mal que le fuera, iba camino al mundo.
Nunca supo cuántos días pasó en aquel encierro. Una oscuridad y otra y otras muchas le cruzaron por encima hasta que perdió el sentido del tiempo. La embarcación había atracado más de cinco veces cuando el hombre que le llevaba todos los días unos mendrugos le abrió la puerta.
-So here we are -le dijo un gigante rojo mirándolo con toda la piedad de que pudo ser capaz, y lo dejó en libertad.
Here era un helado puerto en el norte de Europa.

Varios años y muchos aprendizajes después, Diego Sauri volvió a México como quien vuelve a sí mismo y no se reconoce. Sabía hablar cuatro idiomas, había vivido en diez países, trabajado como asistente de médicos, investigadores y farmacéuticos, caminado las calles y los museos hasta memorizar los recovecos de Roma y las plazas de Venecia. Era un cosmopolita y un excéntrico, pero ambicionaba como nadie que su última peripecia lo llevara de la mano a la misma sopa bajo el mismo techo por el tiempo que le restase de vida.
Apenas tenía veintisiete años la tarde que desembarcó al tibio ardor de un aire que reconoció como a su alma. El puerto de Veracruz era pariente de sus islas y lo bendijo aunque su tierra fuera oscura y sus aguas turbias. Con no mirar al suelo, pensó, bastaría para sentirse de vuelta.
Caminando de prisa se metió al puerto que hacía un ruido desordenado y caliente. Fue hasta la plaza y entró en un hostal bullicioso. Olía a café recién tostado y a pan nuevo, a tabaco y a perfume de anís. Al fondo de aquel escándalo tibio, entre la gente que hablaba muy rápido y los meseros que iban y venían como empujados por un viento continuo, estaban, sin más, los ojos de Josefa Veytia.
Diego llevaba mucho tiempo de perseguir su destino como para no saber que lo estaba encontrando. Había caminado todos esos años, por todo ese mundo, para que la vida le diera la vuelta y le devolviera su futuro en el mismo meridiano en que le arrebató el pasado, así que se acercó a titubear hasta la mesa de aquella mujer.
Josefa Veytia había ido a Veracruz desde Puebla, con su madre y su hermana Milagros, a esperar un barco procedente de España en el que debía llegar su tío, Miguel Veytia, un hermano menor de su padre, con quien éste había tenido la bienafortunada idea de encargar a su familia, antes de traicionarla muriéndose cuando Josefa tenía doce años, Milagros diecisiete y la madre de ambas esa edad ambigua y eterna en que se instalaban las mujeres cuando querían dejar de serlo.


Fragmento de la novela "Mal de Amores"
Angeles Mastretta. Mexico 1949.

Orzando al viento.




Un buen día al llegar del cole, subía los escalones de dos en dos, con un olor a tortilla de patatas desde dos calles antes de mi casa y ………………..
-Con cuidad niño, pégate a la pared….no toques nada.
Horror, un escalofrío se apoderaba de mi vida…..mis juguetes, mis soldaditos de goma, mis pistolas de juguete, mis comics, la foto de Hayley Mills…….socorrooooo y dando saltos por encima de cajas y cubos de agua llegaba a mi dormitorio. Cielos…la catástrofe y un abatimiento se apoderaban de mí. Me sentaba donde fuera y comenzaba a decidir entre el asesinato, el suicidio, algún meteorito fulminante que diera justamente en el pasillo.
La verdad que pasado unos días encontré ordenado el armario de la ropa, la foto de Hayley estaba en un porta foto, para mayor alegría aquel libro tan bonito había reaparecido…..todo volvía a la normalidad, pero con mas espacio para mi.
Por molesto o traumático que sea, todos necesitamos tarde o temprano un zafarrancho en nuestras vidas. Lo admitamos o no llevábamos tiempo sin espacio vital, incómodos, con todo los chismes por medio, dejando para mañana aquello que sabemos es una tarea horrible, pero es necesario y oportuno.
Yo tengo fecha puesta, el día 4 de octubre. Primero porque es histórica para el mundo y segundo porque lo fue particularmente para mí. Ese día del 2006 un pequeño banco norteamericano entro en crisis. Nadie le hizo caso, pero curiosamente era algo así como filial de Lehmans Brothers . A la mañana siguiente, la economía en general y mis cosas en particular comenzaron a irse a hacer puñetas y como los hermanos Lehmans que fueron abandonados a su suerte el verano del 2007, al no poder hacer frente a la catarata de rumores, zancadillas, puñaladas, al "todo vale" cuando el poder, el egoismo y la codicia salen a la luz.
Por tanto es un buen día para un zafarrancho, quizás porque dicen los periódicos que se aproxima un resurgimiento, quizás porque tengo desde el verano esta sensación, esta intuición, que  necesito un cambio, nuevos proyectos, nuevas ilusiones, nuevas metas, nuevos retos y personas por las que apostar…….
Permítanme un símil marinero, cuando navegas a vela con un viento inconstante, debes ir atento al timón, tu barco da guiñadas continuamente, cabecea, todos van molestos, te duele la cintura. Pero de vez en cuando ves a lo lejos como la superficie del mar, se riza con unas olas minúsculas, como si al mar, se le pusiera la piel de gallina, eso es una racha de viento y entonces debes orientar la proa hacia esa borda, de inmediato sientes un subidón en la velocidad y cantidad de viento. Tu barco se alza de proa, se asienta sobre el agua y da un tirón hacia adelante. Se alegra de volver a ser un velero y no andar sujetos a tonterías, a meneitos, a ir de aquí para allá, a que te anden tocándote……..(ya saben).
Como aquel día de vuelta al cole, el sábado cinco papelera en mano, cepillos, balletas….zafarrancho de limpieza......(si mi madre me viera jajajajaj)
No se si encontraré después de tantos años aquella foto, aquellas “pequeñas cosas”, en que se resume nuestra vida, lo que un día queríamos ser, lo que nos da valor. Mi barco navega está ardiente, lo noto, quiere volver a ser arrogante, quiere seducir de nuevo a las olas, necesita que le suelten todo el trapo.......................... y pide orzar al viento.



viernes, 27 de septiembre de 2013

Nocturnidades.


Sentado en mi butaca pies sobre la mesa, a esta hora de la noche me hago acompañar de  un poco de jazz blues.Tiene el "tempo" ideal para dejarme pensar, escribir, ver la  tele y vigilar el auto-corrector  maldito. Solamente leer los títulos de las canciones y el nombre de la interprete, ya te trae un olor a bourbon y tabaco. 
Fumaba en mis buenos tiempo, casi tres cajetillas diarias y una docena de cafés, trabajaba,  estudiaba por las noches aplastando mosquitos sobre las  paginas de mis apuntes. Es por  esto quizás que mis horarios  son nocturnos.
Supongo que ya saben que existen dos tipos de personas, esas que  logran madrugar y meterse un desayuno antes de despuntar el día y nosotros que nos levantamos, duchamos,  vamos al trabajo nos tiramos un café por encima y a eso de las 9,30 sentimos nuestras células como se desesperezan. 
Por eso mismo ahora oigo roncar a mi vecino, pasar el coche de la basura y sentirte a lo lejos, porque soy un bicho nocturno. 
Casi  diría que te huelo desde aquí, en silencio  ambos. Oyendo jazz blues, disfrutando de la noche. 

jueves, 26 de septiembre de 2013

Summertime.


I´m a Woman.


At last.


Amor mejor con humor.




Ella y él tenían las piernas entrelazadas,  encima de todo un muslo de ella depositado así como indolente. En sus manos unas instrucciones de uso. Él recostado sobre la almohada, intentaba ponerle las baterías a una replica de órgano masculino.
-Bien polo positivo donde pone (+), ahora dando media vuelta en la base, debería funcionar.
-Querrás decir “vibrar”.
-Bueno eso, dijo él. Pues nada, ni flores.
-Lo tuyo es lo “natural” cariño, nada de tecnología punta…….. rezongo ella.
-Tu estas segura que esto esta bien?, a lo mejor te han timado.
-Teniendo en cuenta que me lo regaló mi marido, es muy posible.
-Tu marido? Quería modernizarse?
-Más bien no molestarse creo, porque interés no puso ninguno, ni por lo natural ni por lo mecánico.
-Menos mal que a ti y a mí,  aun se nos da bien la cosa artesana, que si dependiéramos de esto… por cierto las velitas donde las compraste anoche?
-Se las pedí al chico de recepción del hotel. Y lo del delantal de camarero tuyo?
-También al mismo….jejejejeje.
-Deben estar bien surtidos con la de parejitas que vienen.
-De que crees que viven los hoteles.
-Sabes que hace dos años que no hacía el amor?
-Con tu marido o con el chisme?
-Con nadie tonto……a ver fíjate……tres veces desde ayer…..nueve orgasmos….acabas de igualar el récord de doce años de matrimonio.
-A lo mejor es que se quedó él también sin baterías.
- No se hijo creo que este tío lo compre en los chinos.
-Pues yo mejor ni te cuento, antes de salir le he preguntado a mi hijo.
-No habrás sido capaz..............Sabes me ha encantado lo de vestirte de camarero y por debajo desnudo.    Me he reído no sabes...........como hace años.
-Y yo con tu striptease detrás de la cortina, tienes mucho humor.
-Cuando tenemos que irnos, a las 12?
-Eso creo.
-Quedan dos horas y eso no funciona……..¿que hacemos?


El día a día.



No pienso perder mi tiempo en desentrañar  el misterio celestial de los silencios infinitos. Tampoco espero ni aspiro a ser investido mediante la iluminación divina, como interprete del porvenir ni el por llegar. Menos aun  renunciar de nuevo a otro día de los que me queden de vida, esperando milagros imposibles. La vida es bien sencilla, basta con levantarse cada mañana dando gracias por un nuevo día, buscar un motivo pequeño para una gran sonrisa. Saber que todos los problemas de hoy, son decisiones mal tomadas hace años y que ahí seguirán, si es que  esperamos que un extraterrestre o un ángel (para el caso en lo mismo), venga a solucionarlas.
Los milagros están en las pequeñas cosas, son las que los hacen posible, sonreír, ser amable, saludar, hacer el trabajo diario como si te lo hicieran a ti. No solo saber los cumpleaños, sino llamar o mejor aun, ir a dar un abrazo, porque ninguna maquinita suplanta un achuchón. Hablar en persona, dar un beso.................¿te has planteado alguna vez que un simple beso pueda ser el milagro que alguna persona espera de ti?. Para quien como yo de extraterrestres nada espera, aun me sobra tiempo para saborear los largos minutos de una atardecida. Deleitarme con un café, y pasear en mi compañía. Esa es la riqueza del ser humano ser dueño de su tiempo,  de su vida y compartirla. 
Lo malo es descubrir que no tienes tiempo o no es tuyo. Tampoco tu vida. 

martes, 24 de septiembre de 2013

La primera vez que vi tu cara.



La primera vez que vi tu cara 
 Pensé que el sol se elevó en tus ojos 
 Y la luna y las estrellas fueron los regalos que le diste 
 A la oscuridad y el cielo vacío 
 Y la primera vez que besé su boca 
 Sentí la tierra moverse en mis manos 

 Al igual que el temblor del corazón de un pájaro cautivo 
 Que estaba allí a mi comando, mi amor. 

 Y la primera vez que dormí contigo
 Me sentí los latidos de su corazón tan cerca del mio 
 Y yo sabía que nuestra alegría llenaría la tierra 
Y por último, y último y último hasta el final de los tiempos 
 La primera vez que vi tu cara, tu cara, tu cara, tu cara

Con su blanca palidez.

Memorias de mi piel.




Mi piel tiene memorias de tus manos
recorriendo el desnudo de mi entrega
tiene tu aroma
tu costado tu aliento
tu sabor
tu triunfo
mis derrotas
Mi piel tiene sonidos de ternuras
vibrando
cada encuentro en la penumbra
tiene tus restos y tus rastros
la luz opaca del deseo
y el rostro del amor
amaneciendo


Ana María Mayol


lunes, 23 de septiembre de 2013

Preparando el otoño.







Aun quedan días, pero se me va apeteciendo el otoño, El verano no ha sido para tirar cohetes, pero ha habido un poco de todo como en botica. Sobretodo pasear por la arena  de la playa brazos  cruzados tras la espalda o perdido en medio de la mar, momentos propicios para ese juego de analizar el debe y el haber,que sin ser demasiado estricto  nos calificaremos con un aprobadillo. Si, es preciso cerrar capítulos, enterrar  cadáveres y disgustos, de esos irresueltos de por vida. Supongo que esto nos pasa a todos, arrastrar con una situación donde nadie recuerda cuando  se origino  el problema, ni el motivo, ni porque no se resuelve o se olvida. Pues eso comenzar con animo resuelto una nueva estación del año. Ordenar ese montón de libros por leer, exposiciones por visitar, un pequeño viaje si la economía lo permite y sobretodo reunirme con esas personas que sin llamarlas, siempre te acompañan. Me encanta una charla seguida mientras paseamos o a trozos por el teléfono  móvil, porque siempre hay maneras de acompañarse. Me enternece esos buenos días, esas pequeñas  frases picaronas, ese cruzar la ciudad para un café,  un vermut, sentirse entre los demás ya sea cerca o lejos.
Yo que he perdido infinidad de oportunidades buscando un momento especial, me he dado cuenta que especiales son todos, porque nosotros lo hacemos posible con nuestras actitudes, dejar algo para mañana es perder  un día de tu vida. Es como ir a la peluquería o arreglarte solo para salidas especiales,bodas y bautizos, al final castigas a los seres queridos con tu aspecto desaliñado, siempre la  misma ropa, siempre el  mismo ritual.
Por eso me gusta el otoño, invita al paseo, a ponerte en forma por dentro y fuera, a buscar espacios íntimos, para gente intima. Incluso quien sabe...............

Cuando en la tarde aparezco en los espejos.



Cuando en la tarde aparezco en los espejos
Cuando yo y la tarde queríamos unirnos
Tristemente nos despedimos
Tristemente nos hablamos en el espejo que disuelve las imágenes
Quién soy entonces
Quizás por un momento
De verdad soy yo que me encuentro

Quién soy yo sino nadie
Alguien que quisiera pasarse los días y los días
Como un solo domingo
Mirando los últimos reflejos del sol en los vidrios
Mirando a un anciano que da de comer a las palomas
Y a los evangélicos que predican el fin del mundo

Cuando en la tarde no soy nadie
Entonces las cosas me reconocen
Soy de nuevo pequeño
Soy quien debiera ser
Y la niebla borra la cara de los relojes en los campanarios.

Jorge Teillier, Chile 1935-1996.

domingo, 22 de septiembre de 2013

Búscate.



Búscate

y al encontrar tu individualidad

todos, al percibir tu ausencia,

empezarán a echarte de menos.

Isabel Serrato Sanchez. 

La pena.




"La pena es una cosa extraña, nos deja totalmente desamparados. Es como si una ventana se abriera sola, la habitación se queda fría y lo único que puedes hacer es tiritar. Pero cada vez se abre un poco menos y un poco menos, hasta que un día nos preguntamos qué habrá pasado con ella."

Memorias de una Geisha. Arthur Golden.

Renacer.

En menos de dos semanas habrán transcurrido siete años. Renacer ese es el reto. Olvidar estos siete años. Mirarse al espejo y saber que los valores que eran importante para ser tu mismo, sigues teniéndolos en tu ADN; honradez, autenticidad, franqueza, lealtad, amor a las cosas bien hechas. Quedan atrás sumidos en la  crisis los que son incapaces de encontrarlos en su vida.
Es paradójico que los que parecíamos anticuados ahora tenemos esta capacidad, la de "renacer"

viernes, 20 de septiembre de 2013

María Callas.

Somewhere in time.

RACHMANINOFF-RHAPSODY

Los puentes de Madison.

Rima IX.

     




 Besa el aura que gime blandamente
      las leves ondas que jugando riza;
      el sol besa a la nube en occidente
      y de púrpura y oro la matiza;
      la llama en derredor del tronco ardiente
      por besar a otra llama se desliza;
      y hasta el sauce, inclinándose a su peso,
      al río que le besa, vuelve un beso.


Gustavo Adolfo Bécquer.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

martes, 17 de septiembre de 2013

Poema 7.




 ¡Todo era amor... amor! No había nada más que amor. En todas partes se encontraba amor. No se podía hablar más que de amor.
 Amor pasado por agua, a la vainilla, amor al portador, amor a plazos. Amor analizable, analizado. Amor ultramarino, amor ecuestre.
 Amor de cartón piedra, amor con leche... lleno de prevenciones, de preventivos; lleno de cortocircuitos, de cortapisas.
 Amor con una gran M, amor con una M mayúscula, chorreado de merengue, cubierto de flores blancas.
 Amor espermatozoico, esperantista. Amor desinfectado, amor untuoso...
Amor con sus accesorios, con sus repuestos; con sus faltas de puntualidad, de ortografía; con sus interrupciones cardíacas y telefónicas.
Amor que incendia el corazón de los orangutanes, de los bomberos. Amor que exalta el canto de las ranas bajo las ramas, que arranca los botones de los botines, que se alimenta de encelo y de ensalada.
Amor impostergable y amor impuesto. Amor incandescente y amor incauto. Amor indeformable. Amor desnudo. Amor-amor que es, simplemente, amor. Amor y amor... ¡y nada más que amor!

Oliverio Girondo.

Queda prohibido.



Queda prohibido llorar sin aprender,

Levantarte un día sin saber que hacer,
Tener miedo a tus recuerdos.
Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños.

Queda prohibido no demostrar tu amor,
Hacer que alguien pague tus deudas y el mal humor.

Queda prohibido dejar a tus amigos, 
no intentar comprender lo que vivieron juntos,
llamarles solo cuando los necesitas.

Queda prohibido no ser tú ante la gente, 
fingir ante las personas que te importan, 
hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,
olvidar a toda la gente que te quiere.

Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo,
no creer en dios y hacer tu destino,
tener miedo a la vida y a sus compromisos,
no vivir cada día como si fuera un último suspiro.

Queda prohibido echar a alguien de menos sin
alegrarte, olvidar sus ojos, su risa,
todo porque sus caminos han dejado de abrazarse,
olvidar su pasado y pagarlo con su presente.

Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen mas que la tuya,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.

Queda prohibido no crear tu historia,
No tener un momento para la gente que te necesita,
No comprender que lo que la vida te da, también te lo quita.

Queda prohibido no buscar tu felicidad,
No vivir tu vida con una actitud positiva,
No pensar en que podemos ser mejores,
No sentir que sin ti este mundo no seria igual.

Pablo Neruda

Soneto a tus vísceras




Harto ya de alabar tu piel dorada,
tus externas y muchas perfecciones,
canto al jardín azul de tus pulmones
y a tu traquea elegante y anillada.

Canto a tu masa intestinal rosada
al bazo, al páncreas, a los epiplones,
al doble filtro gris de tus riñones.
Y a tu matriz profunda y renovada.

Canto al tuetano dulce de tus huesos,
a la linfa que embebe tus tejidos,
al acre olor orgánico que exhalas.

Quiero gastar tus vísceras a besos,
vivir dentro de ti con mis sentidos…
yo soy un sapo negro con dos alas

Baldomero F. Moreno. Buenos Aires 1886-1950

(Anatomopatolológicamente exacto, pardiez)

lunes, 16 de septiembre de 2013

Como la hiedra.....




Soñé aquella noche en la playa,
desnudos por la arena,
haciendo el amor como un par de gatos
con uñas y dientes, con  besos y abrazos.

Liberando los deseos
bajo la luna,
como niños jugando a me muero y me matas.

Soñé con tus miradas, tus susurros
cómo enredabas en mi tus caderas,
como la hiedra de mi casa.
Esas medias palabras, esos besos al aire
ese sentir que la vida galopa y serpentea,
hasta dibujar en tus ojos, la luz de la mañana.


Sueño cada vez que me asomo a esa playa
que aun  hacemos el amor, como cuando me besabas
como cuando con  solo dos palabras
hacías estallar mi cielo en tu mirada.

Lunes 06,45 H.

Lunes 8,25 de  la mañana, despacho de dirección. Todos con cara de lunes oyendo la canción de todos los lunes, mi móvil se agita en mi bolsillo, lo extraigo con disimulo bajo la  mesa y tengo un mensaje.......leo
-Por donde quieres que comience a comerte el viernes cariño? por los deditos de los pies?
-Señor Forqué algo urgente dice la directora, 
-nada un cliente respondo.
-Bien prosigamos.
De vuelta a mi mesa,conecto el portátil y leo  mis correos, tengo tres mas de ella.
Correo  1º, viene con una foto  de un conjunto de ropa interior rojo de lunares...
Correo 2º, "Buenos días cariño te deseo un lunes encantador"
Correo 3º,Se que estás crispado así que me he permitido reservarte un visita a los baños árabes y un masaje, imprime el resguardo porfa........te quiero.
Lunes 8,45 de la mañana, necesito un café champú que me despeje la azotea, vuelvo a leer el mensaje del  móvil y sonrío.
El resto de la mañana termino  dos  presentaciones para otro par de clientes.
No dejo de pensar  en Clara y eso  de los deditos. Consigue desviar mi atención desde esta mañana,la verdad que me encantan sus directas e indirectas, sus insinuaciones sobre esto y aquello. Un masaje uffffff falta me hace,le verdad no me  importaría que me trituraran y volvieran amontar como un puzzle.
Clara es especial, nada convencional,es ;  inoportuna, irritante, graciosa, metomentodo, ocurrente, es  decir todo lo que yo odiaba o no soportaba.......
Lunes 17.00 otra vibración....
-Qué has decidido, por donde empiezo con esos pequeños bocaditos?.......alguna pista para tu nena?
La verdad que me ha arrancado una sonrisa, a quien se le ocurre, yo no podría y menos un lunes, claro que no soy ella.
Martes 13 horas. El viernes prepárate tengo una ropa especial para ponernos......... Dios santo que no se le ocurra nada de botas y cosas de cuero, menos aun eso  del látigo.
Miércoles 09.00 otro mensaje.
-Tengo preparada la mantequilla ......ya sabes. Y sigue un muñequito guiñando un ojo. Un cosquilleo me baja por la espalda hasta...........Me paso el resto de las horas leyendo y releyendo sus sms. Spa, masajes, mantequilla, ropa misteriosa.Mis clientes aprueban el trabajo y se firma el contrato. 
Enhorabuena Señor Forqué por que no se toma el resto del viernes.
Imprimo el  recibo de clara.
Viernes 20.00 estoy sobre una camilla tras un hora de Spa. Un chico bronceado esta entretenido con mi espalda, hasta dejarla como una gominola en un cumpleaños lleno de niños.
A la salida llega la sorpresa, Clara allí plantada en la salida, tacón alto bajo un par de piernas, un vestido ajustado un bolso en bandolera, un pelo  suelto y una sonrisa...
-¿Qué preparado ya? y me coge del brazo, vamos  he reservado mesa en una terraza restaurante.
Desde allí se extiende bajo nosotros  la  ciudad de noche.
-¿Nos trae la carta?.Perdón Señor la Señora ya ha  elegido la cena. Ah mejor,respondo.
-Sabes Luis, he reservado una suite muy coqueta porque hijo estarás muerto de toda la semana y te quiero bien despierto.
La cena y las horas pasaron en un vuelo y  Clara hablaba y hablaba.
Es cierto que la suite era coqueta, estaba toda ella iluminada con velas, lo mejor los disfraces, 
un pañuelo de seda para ser una Venus y  para mi un bigote de Groucho, nos reímos allí desnudos mirando por la terraza copa en mano.
-Y la mantequilla? pregunte.
-Si eres bueno mañana con las tostadas.
-Y si soy malo?.
Sábado 12.30 Cariño se te enfrían las tostadas.
                                             

Lunes 06,45.....suena el despertador, lo apago de un manotazo, joder que sueño mas bueno, lástima que eso solo pase en sueños y en el cine.
Lunes 08,15.....el movil temblequea en mi bolsillo.
-Buenos días cariño,que tengas un buen Lunes .....bsssssss Clara.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Alga quisiera ser, alga enredada...




Alga quisiera ser, alga enredada,
en lo más suave de tu pantorrilla.
Soplo de brisa contra tu mejilla.
Arena leve bajo tu pisada.

Agua quisiera ser, agua salada
cuando corres desnuda hacia la orilla.
Sol recortando en sombra tu sencilla
silueta virgen de recién bañada.

Todo quisiera ser, indefinido,
en torno a ti: paisaje, luz, ambiente,
gaviota, cielo, nave, vela, viento…

Caracola que acercas a tu oído,
para poder reunir, tímidamente,
con el rumor del mar, mi sentimiento.

Ángel González. Oviedo 1922-2008

Del lunes no pasa.................lo juro.



MÉTODO PARA ADELGAZAR CON SEXO.

DESVESTIR A LA PAREJA
Con consentimiento: 12 calorías.
Sin consentimiento: 187 calorías.

QUITARLE EL SUJETADOR
Sin estar nervioso: 8 cal.
Estando nervioso: 36 cal.

IRSE A LA CAMA:
Cargando a la pareja en brazos: 15 cal.
Arrastrando a la pareja de los pelos: 160 cal.

OBTENER ERECCIÓN (HOMBRE):
Hombre sano (rápidamente): 3 cal.
Hombre enfermo (pide a su pareja le tenga más paciencia): 235 cal.

LLEGAR A ESTAR LISTA (MUJER):
Sequedad vaginal: 10 cal.
Síndrome del “río desbordado”: 350 cal.

PERDER ERECCIÓN:
Perder erección antes del momento preciso: 15 cal.
Tratar de obtener nueva erección: 150 cal.

MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS (CHICOS):
Poner preservativo con miembro erecto: 2 cal.
Poner preservativo con miembro fláccido: 300 cal.

MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS (CHICAS):
Insertar diafragma teniendo experiencia previa: 8 cal.
Insertar diafragma sin tener experiencia previa: 95 cal.
Con ayuda de su pareja: 680 cal. (incluidas 6 cal. para que el lo encuentre)

POSICIONES:
Hombre encima de la chica (con consentimiento): 56 cal.
Hombre encima de la chica (sin consentimiento): 550 cal.
Mujer encima (hombre con erección): 75 cal.
Mujer encima (hombre sin erección): 385 cal.

PROBLEMAS DURANTE EL ACTO:
Movimiento de “in-out” normal: 7 cal.c/u.
Movimiento de “in-out” mientras sujetas manos y piernas de ella: 80 cal. c/u.
Resbalarse sobre las sabanas levemente: 9 cal.
Resbalarse sobre las sabanas hasta caerse: 35 cal.
Tendón encogido por una mala posición: 77 cal.

ORGASMO CHICAS:
Real: 27 cal.
Fingido: 360 cal.

INTENSIDAD DEL ORGASMO:
La expresión de ella no cambio nada: 3 cal.
Escucho cantos de sirenas: 15 cal.
Vio las estrellas: 90 cal.
Se pego contra el techo: 140 cal.

SALIDA DEL MIEMBRO:
Después del orgasmo: 12 cal.
Antes del orgasmo: 300 cal.

DISCUSIONES DESPUÉS DE:
Confesarle que tiene el pene muy pequeño: 574 cal.
Confesarle que tiene la vagina muy grande: 475 cal.

EXPERIMENTAR SENTIMIENTOS DE CULPABILIDAD:
Orgasmo ocurre de una forma natural: 53 cal.
Orgasmo ocurre mientras se siente culpable por ser infiel: 112 cal.
Orgasmo ocurre a la hora del almuerzo en el trabajo: 133 cal.

SER ATRAPADO EN EL MOMENTO DEL COITO:
Por los padres de tu novio o novia: 510 cal.
Por la mujer o marido de la pareja: 700 cal.
Por un familiar cercano: 260 cal.
Por uno de tus hijos: 325 cal.

EXPLICACIONES:
Quedarte callado e inmóvil como si nada: 90 cal.
Tratar de explicar lo sucedido: 275 cal.
Saltar de la cama y salir corriendo por la ventana: 450 cal.
Vestirse mientras corres alejándote: 835 calorías.

No se si se conseguiré adelgazar, pero de entrada es divertido, ya les cuento.




The Notebook.


“Recuerdo cada instante que pasamos juntos, y todos ellos fueron maravillosos. No puedo escoger un momento que significara para mí más que otro. Todo el verano fue perfecto, la clase de verano que todo el mundo debería tener oportunidad de vivir. ¿Como iba a elegir uno en particular?. Los poetas casi siempre describen el amor como un sentimiento que escapa a nuestro control, que vence a la lógica y al sentido común. En mi caso fue exactamente así. No esperaba enamorarme de ti y dudo mucho que tú tuvieras previsto enamorarte de mí. Pero cuando nos conocimos, ninguno de los dos pudo evitarlo. Nos enamoramos a pesar de nuestras diferencias y, al hacerlo, creamos un sentimiento singular y maravilloso. Para mí, fue un amor que solo puede existir una vez, y por eso cada minuto que pasamos juntos ha quedado grabado en mi memoria. Nunca olvidaré un solo instante de nuestra relación.”
Nicholas Sparks.EE.UU. 1965

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Calle de Las Sierpes.



Una corriente de brazos y de espaldas
Nos encauza
Y nos hace desembocar
Bajo los abanicos,
Las pipas,
Los anteojos enormes
Colgados en medio de la calle;
Únicos testimonios de una raza
Desaparecida de gigantes.

Sentados al borde de las sillas,
Cual si fueran a dar un brinco
Y ponerse a bailar,
Los parroquianos de los cafés
Aplauden la actividad del camarero,
Mientras los limpiabotas les lustran los zapatos
Hasta que pueda leerse
El anuncio de la corrida del domingo.

Con sus caras de mascarón de proa,
El habano hace las veces de bauprés,
Los hacendados penetran
En los despachos de bebidas,
A muletear los argumentos
Como si entraran a matar;
Y acodados en los mostradores,
Que simulan barreras,
Brindan a la concurrencia
El miura disecado
Que asoma la cabeza en la pared.

Ceñidos en sus capas, como toreros,
Los curas entran en las peluquerías
A afeitarse en cuatrocientos espejos a la vez
Y cuando salen a la calle
Ya tienen una barba de tres días.

En los invernáculos
Edificados por los círculos,
La pereza se da como en ninguna parte
Y los socios la ingieren
Con churros o con horchata,
Para encallar en los sillones
Sus abulias y sus laxitudes de fantoches.

Cada doscientos cuarenta y siete hombres,
Trescientos doce curas
Y doscientos noventa y tres soldados,
Pasa una mujer.
A medida que nos aproximamos
Las piedras se van dando mejor.

Oliverio Girondo. Argentina 1891-1967.

martes, 10 de septiembre de 2013

Veo, veo.


¿Qué ves?

Tu mar
El mar tendido como un libro de versos

-¿Color?
Elegir es barcaza lentísima de amante

-Pero dime ¿color?
El tiempo que ahora mismo sale de tu boca
El calor dulce que nos ata en la tarde
Eolo escuchando detrás de la puerta

-¿Y la palabra?
Amor

-Otra más
Mío

-Demasiado deprisa, empecemos
¿Qué ves?

El mástil de los siglos que es luchar
con tus ojos y el poso de todas las
simientes habidas en el pecho que mueves.
Veo también la noche aquella que hicimos
brillante, de brillo amor, porque navegábamos
sin perder de vista la desesperanza
de otros en el descampado de arena
lamiendo su dolor mientras restallaban
los besos de dos siglos amantes
que al cuerpo ajustábamos provocadoramente.
Acuérdate qué travesía de noche del alba
porque estando oscuro nosotros vemos y
de día cerramos la puerta hasta la luna

-Yo veo más
Amor clavado en la abundancia
que egoísmo llaman porque de gozo humano
seguimos cruzando el mar bajo los astros
voluntad de vivir que no llega
a los que solitarios siguen con el alma
de las sombras en el descampado de arena
donde tú y yo reforzamos el nido, la pasión
de azafranada luz y
juntos a recibir el sol, amar en su diente

-¿Está viniendo ya?
Previa luciérnaga mezclada de noche
paraíso y noche de día, tan despacio
como procura el deseo de morirnos

-¿Qué ves?
Tu mar
El mar tendido como un libro de versos
Las aguas que están besando el suelo
mecido en siglos que recogen tus ojos
La serpiente decididamente yerba y

amor mío
que puede silbar
y silba.

Pureza Canelo.Cáceres 1946

Toco tu boca.


Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí, para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender, coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.
Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca, y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos, el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo de aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.
Fragmento de “Rayuela” de Julio Cortázar.


El beso.




Bendita sensación de besos entregados.
Bendita la razón de cada beso.
Bendito el corazón enamorado
Bendito el cosquilleo de los besos robados.
¿Quién no besó una vez entre emociones
Y quién no lamentó los escapados?
Un beso es la oración que cuesta menos
para implorar perdón al ser amado.

Francisco Benitez Aguilar. Cádiz 1950

8 de Septiembre.




Hoy, este día fue una copa plena,
hoy, este día fue la inmensa ola,
hoy, fue toda la tierra.

Hoy el mar tempestuoso
nos levantó en un beso
tan alto que temblamos
a la luz de un relámpago
y, atados, descendimos
a sumergirnos sin desenlazamos.

Hoy nuestros cuerpos se hicieron extensos,
crecieron hasta el límite del mundo
y rodaron fundiéndose
en una sola gota
de cera o meteoro.

Entre tú y yo se abrió una nueva puerta
y alguien, sin rostro aún,
allí nos esperaba.

Pablo Neruda

Septiembre.




Septiembre es para mí el comienzo de un nuevo año, será mentalidad infantil y colegial, pero me organizo mejor. Digamos que comienzo un nuevo curso y como tal con sus metas, sus afanes, sus proyectos. Mirando el mar  y la mar, cosas distintas donde las haya, porque es masculino cuando lo ves desde fuera, cuando eres simplemente un espectador o a lo sumo bañista ocasional. La mar es femenina y le cambias el artículo cuando la miras desde dentro de ella, es lo primero que aprendes en un puerto.

Pues en esas tardes con la mente y el alma suelta al aire, como aquella canción de Alejandro Sanz haces balance de tu año y ves que acá o allá necesitas retoques, una manita de pintura o quizás ordenar tus libros o poner un adorno.
En lo referente a la profesión y una vez alcanzado el máximo escalón, sin necesidad de ayuda política, toca mantener el ritmo, disfrutar y tratar de darle el toque personal de la experiencia, a la tarea de todos los días, me sigue gustando lo que hago y procuro transmitirlo.
Durante años mantuve en el perfil de esta página lo de "ser uno mismo", hoy lo cambiaría por “cuidarse a uno mismo”. Cuidarse es un concepto amplio, supone una suma de actitudes, de cosas materiales, de pequeños e íntimos detalles, sustituir  por otras cosas o buscarlas uno mismo, rellenar esos huecos que dejan quienes se ausentan de nuestra vida y poco más
Permanecemos en aquellos que nos necesitan, no en un sentido egoísta, sino que en su vida seguimos teniendo un lugar, son personas que no imaginan una vida sin nosotros. Ocupamos un lugar importante y son los primeros que llaman al teléfono cuando faltamos al trabajo, cuando saben que tenemos un problema, cuando necesitan de un consejo, cuando tienen algo que celebrar, simplemente nos echan rápidamente de menos. 
Pues en esas largas travesías del verano actualizas tu agenda y colocas uno a uno todos esos sueños sin cumplir y por los que merece la pena luchar, personas por conocer, por volverte a enamorar de esos momentos maravillosos, por intercambiar caricias reales y virtuales. Por dedicar mas tiempo a quienes te cuidan y merecen que los cuides e ir soltando amarras con el resto.
Comienza septiembre, ya van los niños con sus grandes mochilas cargadas de libros y sientes una gran satisfacción de disfrutar de todo eso, de ver y sentir la cercanía del otoño, de planificar un nuevo viaje cortito que la crisis aun esta encima. De planificar citas con los amigos. De traspasar ese mensaje que solo el roce de una piel con otra puede hacer, regalar una mirada amplia, profunda, con toda la emoción de un largo y profundo sentimiento…….."se que estas ahí y yo estoy aquí, me siento muy afortunado que tengas un ratito para nosotros".
Septiembre es apasionante.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...