El rumor del mar.

Hasta que un profesor plasta explicó,  que cuando colocas una caracola en tu oído lo que oyes no es el mar sino el sonido de tu rieg...