A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 23 de septiembre de 2013

Preparando el otoño.







Aun quedan días, pero se me va apeteciendo el otoño, El verano no ha sido para tirar cohetes, pero ha habido un poco de todo como en botica. Sobretodo pasear por la arena  de la playa brazos  cruzados tras la espalda o perdido en medio de la mar, momentos propicios para ese juego de analizar el debe y el haber,que sin ser demasiado estricto  nos calificaremos con un aprobadillo. Si, es preciso cerrar capítulos, enterrar  cadáveres y disgustos, de esos irresueltos de por vida. Supongo que esto nos pasa a todos, arrastrar con una situación donde nadie recuerda cuando  se origino  el problema, ni el motivo, ni porque no se resuelve o se olvida. Pues eso comenzar con animo resuelto una nueva estación del año. Ordenar ese montón de libros por leer, exposiciones por visitar, un pequeño viaje si la economía lo permite y sobretodo reunirme con esas personas que sin llamarlas, siempre te acompañan. Me encanta una charla seguida mientras paseamos o a trozos por el teléfono  móvil, porque siempre hay maneras de acompañarse. Me enternece esos buenos días, esas pequeñas  frases picaronas, ese cruzar la ciudad para un café,  un vermut, sentirse entre los demás ya sea cerca o lejos.
Yo que he perdido infinidad de oportunidades buscando un momento especial, me he dado cuenta que especiales son todos, porque nosotros lo hacemos posible con nuestras actitudes, dejar algo para mañana es perder  un día de tu vida. Es como ir a la peluquería o arreglarte solo para salidas especiales,bodas y bautizos, al final castigas a los seres queridos con tu aspecto desaliñado, siempre la  misma ropa, siempre el  mismo ritual.
Por eso me gusta el otoño, invita al paseo, a ponerte en forma por dentro y fuera, a buscar espacios íntimos, para gente intima. Incluso quien sabe...............

5 comentarios:

Valaf dijo...

Personalmente, mi estación predilecta. Todo, los colores, los aromas incluso las lluvias (me encanta la lluvia, y además no me pone melancólico ni nada, vamos, que la disfruto como un enano).

Y eso que comentas de ir a la caza de momentos especiales, pues tienes mucha razón, quien busca eso, al final se acaba dando cuenta de que ha dejado pasar el tren de la vida, ese tren cuya importancia reside en las pequeñas y continuas estaciones, además del viaje en sí.

Un saludo

Capitán Smith dijo...

Maravillosos los tonos ocres, rojos, amarillos. Son un sedante para los ojos. Nuestro cuerpo necesita vivir en sintonía con los tiempos del cielo y tierra, lo mismo que con el día y noche. Notamos la armonia en forma de paz. Un abrazo Valaf.

Rive Gauche dijo...

Bonita reflexion, pensamiento sobre la estacion ya llegada del otoño. Ya viene ese tiempo de recogimiento, de echarse alguna prenda por encima de los hombros, donde hasta los olores del ambiente tambien van cambiando. Y que nunca le falte la ilusion de compartir un momento xe paseo de compartir una charla y por supuesto un momento intimo yaravilloso. Un abrazo

Capitán Smith dijo...

Gracias Rive. Me faltó añadir antes que incluso esas primeras lluvias no me causan melancolía, al contrario, ese olor a tierra mojada, ese vapor que sale de ella. Besos

Rive Gauche dijo...

De ese olor le hablabas... Entra por todos los sentidos de modo único. Es tambien màgico y muy disfrutable. Un placer.
Y un beso para Usted.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...