miércoles, 30 de octubre de 2013

Cicatrices II.


Zapatero a tus zapatos debería ser la conclusión, los japoneses tardaron miles de años para escribir esos maravillosos haikus  , que en tres versos y 17 silabas condensan un tratado filosófico o un libro de poemas completo. En la entrada anterior de manera torpe he querido imitarlos sin mucha suerte.

Evidentemente mudar de piel no es un remedio contra las heridas ni para que  desaparezcan las cicatrices., Como bien acierta un comentario, es nacer a lo nuevo, marcharse, darse por vencido como la única solución. Ese era el sentido que busque.
Unas veces se  trata de cambiar de trabajo, de profesión, de casa, de ciudad y otras de alejarse de ciertas personas. Porque? pues porque permanecer en la misma situación es el origen del problema. ¿Son esas cicatrices invisibles?, puede que si, puede que los  demás ni se  plantean que las producen. ¿Eres feliz, te sientes bien, valorado, querido, cuidado, respetado?. Si la respuesta es  no y  lo has intentado de todas las formas a tu alcance, no sigas.......es hora de mudar de piel, de marcharse y volver a nacer. Por supuesto estarás solo......quizás un buen comienzo. 



4 comentarios:

Valaf dijo...

La metanoia.
Contra los que no aceptan,
La indiferencia.

Saludos

Capitán Smith dijo...

Gracias de nuevo Valaf,en si el título del blog indica una peregrinación,la búsqueda o ir al encuentro. Meditaciones. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Siento que un mal comentario (el mío) te haya hecho creer que no haces buenos haikus.

He leído pocos haikus, pero los he visto de todo tipo. No pienso que tengas que dedicarte sólo a tus zapatos. Me gustó tu haiku, pero no lo entendía. Sólo era eso.

Ahora lo entiendo mejor, gracias a tu explicación y a vuestros comentarios.

Que tengas buena noche, Capitantxu.

Capitán Smith dijo...

Manos blancas nunca ofenden,
Mi señora Anderea.

El rumor del mar.

Hasta que un profesor plasta explicó,  que cuando colocas una caracola en tu oído lo que oyes no es el mar sino el sonido de tu rieg...