A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

jueves, 21 de noviembre de 2013

Huellas.




"Cuando muere, todo el mundo debe dejar algo detrás, decía mi abuelo. Un hijo, un libro, un cuadro, una casa, una pared levantada o un par de zapatos. O un jardín plantado. Algo que tu mano tocará de un modo especial, de modo que tu alma tenga algún sitio a donde ir cuando tú mueras, y cuando la gente mire ese árbol, o esa flor, que tú plantaste, tú estarás allí. “No importa lo que hagas –decía-, en tanto que cambies algo respecto a como era antes de tocarlo, convirtiéndolo en algo que sea como tú después de que separes de ellos tus manos. La diferencia entre el hombre que se limita a cortar el césped y un auténtico jardinero está en el tacto. El cortador de césped igual podría no haber estado allí, el jardinero estará allí para siempre”.

Ray Bradbury
Fahrenheit 451

9 comentarios:

María Estévez dijo...

Precioso...
Un abrazo

Anderea dijo...

Siempre pelargonios...

Buen día.

Capitán Smith dijo...

Gracias María. No son complicados los pelargonios , duran mucho y siempre con flores, ideales para dar color. Besos

Anderea dijo...

Y alegría.

Siempre pelargonios:

- Mi abuela me enseñó a podarlos, escardar la tierra, sacar esquejes.

- Yo lo hacía con los de mi madre.

- Y después con los que adornaban mis balcones. Cuando aún tenía menos cosas que ahora, ponía sus flores en un vaso transparente con agua para alegrar la casa. Después, no pude cuidarlos ya más.

- Muchos años más tarde, conocí a alguien a quien le gustaba cultivarlos y regalar sus flores.

- Disfruto mucho viéndolos en balcones y ventanas. Tú ya has mencionado su color, pero también son preciosas sus formas, sus combinaciones, sus aromas...

- Se ven en el norte, en el sur;
creo que en toda España, las mujeres (también los hombres) acompañan sus vidas con geranios.

Por eso me ha parecido tan especial (tan próximo, sencillo, familiar) que hayas elegido ese espléndido geranio para ilustrar cómo las personas podemos dejar nuestra huella. Mi abuela, mi madre, yo misma... y tú también.

Capitán Smith dijo...

Maravillosa entrada mas que comentario. Bellísima evocación la tuya y me llevas de la mano por mi memoria, patios llenos de macetas, esquinas de casa familiar en el pueblo........Geranios, gitanillas, un amplio colorido. Flores rojas para el pelo y pétalos para simular uñas pintadas en las niñas........ Gracias por compartir con nosotros tus recuerdos. Un gran beso Anderea.

Espérame en Siberia dijo...

Anhelo poder llegar a convertirme en una jardinera fiel.

Un abrazo con cariño.

Capitán Smith dijo...

Otro para ti Siberia.

SUREANDO dijo...

Geranios por todas partes, en las macetas, en las paredes y rojos, me gustan los rojos.
Todos los días cuando salgo a tender la ropa, abrazo a mi árbol (una bella buganvilla fucsia)y le hablo...
¿estaré mal?

Capitán Smith dijo...

Jajajajaja yo le hablo a la gata,al canario y a una palmera que me regalaron y que se reproduce en mi parterre como le da la gana. Besos Beatriz

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...