A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

jueves, 24 de abril de 2014

Las orillas.


La  diferencia entre un antes y un después puede ser "la  gota que colmó el vaso" siempre será discutible,el  tamaño de dicha gota,el momento u oportunidad,  pero si les digo que el vaso era del tamaño del mismo  mar, entenderán que la paciencia fue infinita. Porqué esa paciencia infinita?, porque esa paciencia es justo del mismo tamaño que tus sentimientos.
Quién no conoce la paciencia de una madre con un hijo, la de miles de oportunidades y a cambio recibe la  ingratitud una vez y otra.  Cual  es esa goma de borrar que permite intentarlo de nuevo, son esos mismos sentimientos. Eso mismo ocurre en todas las relaciones, con los hijos, los amigos y los demás, que no acaban generalmente con una escena en medio de la calle, no, un día cae una minúscula gota, un detalle, una pequeña mentira, una respuesta indolente, nada importante, es otra gota mas pero hace rebosar hasta el mismísimo mar,  justo  es el momento del  "después". 

2 comentarios:

Isabella R dijo...

Es así, el amor incondicional, en el que lo pones todo, paciencia, amor, esmero, das oportunidad a quién amas de recapacitar, de tomar decisiones, pero así cuándo no sabes en que momento llegó esa gota que simplemente diste el paso, te dispusiste a abandonarlo en definitiva, sin vuelta atrás, sin diferencia de una gota antes o diez más sólo esa fue la definitiva.

Isabel P. dijo...

Hay gotas y gotas,pero con la edad el recipiente de paciencia varia mucho su capacidad.me gusta tu reflexión.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...