A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

lunes, 30 de junio de 2014

Queden con Dios.

Por si no fuera bastante el titulo, estaban primero la fotografía rancia de la entrada, pero además las 1557 entradas anteriores todas de sentido contrario, para adivinar la intención. Gracias a los/las que pillaron y se divirtieron,  a los/las que se sintieron insultados gracias también por su visita  y a todos en general por sus comentarios.
Pues mal que nos pese eso que retrato es una amplia mayoría del elenco masculino, así se comportan, así hablan, ríen y hacen chistes diariamente. No importa no crean su nivel  de instrucción y menos el económico, quizás se mimeticen y sean políticamente correctos en su devenir diario, pero en su ambiente replicaran este modelo, en mayor o menor medida. Y eso me ha llevado a un análisis del tema.
Así que permítanme un escenario hipotético pero habitual, piensen en el Campeonato Mundial de Fútbol, pues bien lo verán muchas mujeres y de ese ingente número muchas serán forofas, pero me atrevo a afirmar que la gran mayoría verán solo uno o dos partidos, entre ellos la final, por acompañar a sus parejas. El resto si pueden miraran la tele y lo alternaran con la tablet, con el ebook o simplemente se quedaran a gusto en casa, mientras él marcha al bar de la esquina.
En el mundo de las emociones los hombres nos encontramos a gusto también, pero a ratos, convivimos en ese mundo porque hemos aprendido que a nuestras parejas les gusta e intentamos compartirlo con ganas, incluso nos sale de adentro expresar con mas o menos rubor; frases o un par de versos. Pero nos resulta imposible sacar el carné de socio de ese club y menos ser un hooligan. Así que llegado a un punto de emociones, sentimos un agotamiento, un bloqueo, como una mujer normal  llegado a un cierto numero de partidos televisados dirá…….¿otra vez fútbol? ¿Y ahora que se juega?, ante nuestro asombro. Evolucionamos, lo que aun no sabemos si hemos llegado al límite o es cuestión de décadas.
Puede que algún día podamos demostrar que una escena romántica es igual de detonante para un chute hormonal, que un desnudo femenino y que al final de la jornada tanto da si él comenzó por ese punto como si ella por el suyo, si es que finalizaron haciendo el amor juntos, que es lo mas emocionante que existe sobretodo cuando se esta enamorado. Pero aunque diametralmente opuestos ambos son igualmente importantes, ya que por estos dos estímulos sigue existiendo la raza humana.
Toda página personal es eso mismo, personal, con opiniones como esta o elecciones de textos con las que se puede estar de acuerdo en parte o en nada, basta con no repetir y navegar por otra o permanecer como lector.
Muchísimas gracias y queden con Dios.



jueves, 26 de junio de 2014

Con un poco de "guasa gaditana".



Me imagino que a todos ustedes les habrá pasado alguna vez tener que convertir un documento o un libro de un formato a otro. Pues entre nosotros los hombres de sexo y genero masculino con nuestras congeneres femeninas nos pasa algo parecido. Pero con un detalle, el  programita convertidor que hace de puente no es perfecto y siempre hay “saltos de línea”, alguna letra sale ilegible….pequeños detalles, pero la vida es una suma de pequeños detalles.
Así que de vez en cuando, nos asalta la necesidad imperiosa de hablar nuestro propio idioma “de fabrica”, de ahí las reuniones esas tabernarias o postlaborales  versión “solo-hombres”, que son aburridas, repetitivas…. una especie de mantra tibetano, incluyendo al “ prenda” de la  trompeta. Sin embargo todo en conjunto ejerce  una función reseteante en nuestro disco duro.
En el mundo femenino ocurre algo parecido, con otros temas claro. Recuerdo a mi madre cuando ya no soportaba a mi padre dando vueltas por la salita, le salía aquello de “hijo no tienes nada que hacer en la calle”, date una vueltita, habla con el cura o ve a la barbería que tienes ya el pelo muy largo. Y claro una sugerencia en labios de una mujer es una orden en cualquiera de los sentidos, tonos o palabras empleadas por ella. Si no lo captas o eres tonto o sordo, para averiguar que opina de ti en ambos caso, pon atención y si te repite lo mismo más de dos veces es que piensas que eres sordo. Si la segunda vez emplea más palabras u otro razonamiento, para llegar a la misma conclusión, eres tonto.
Hay mujeres que no saben mandar y eso es muy peligroso, desconcierta al hombre más inteligente, sucede con las cuñadas,  las Wendys que van por la vida con teorías extrañas, o las que están convencidas, que un nivel intelectual elevado exime de estas cosas.
Craso error, nuestro programa no encuentra contradicción entre un buen curriculo y este tema, así que la convivencia puede irse al traste mas tarde o temprano. De ahí que una lagarta que ande suelta te levante al marido simplemente porque manda adecuadamente.
Estoy tentado de escribir un libro orientativo o de autoayuda, para esposas inexpertas. De cómo construir frases taxativas sin emplear verbos imperativos, que esos si que quedan mal. Es no le quepan duda un arte, que antes iban fluyendo de abuelas a nietas y lo hombres no se lo tomaban a mal, era una de sus funciones domesticas, servir de apoyo y lo traemos dentro del ADN.
Hasta donde llegará la cosa que cuando hace tiempo que no nos mandan nada, sentimos un desasosiego y nos volvemos impertinentes, irritables, es eso que llaman los cirujanos sentir  “el miembro fantasma”, echas de menos una orden bien dada. ¡¡ Niño pero que arte tiene tu mujer!! Decimos con admiración. Más buena que el pan responde Alfredo, entre nosotros no tenemos ni un si ni un no, una profesional de su sexo.

Pd. Ejemplo de ordeno y mando con garbo y tronío. (Mensaje en el washapp de Alfredo)

…..churri cariño cuando termines de tomarte la cervecita con Juan y Andrés pásate por el super, necesito, 1....2.....3.....4, de camino si no te importa recoges de la lavandería tu chaqueta y bueno si te diera tiempo………besos Nuria. 


Frank.

miércoles, 25 de junio de 2014

El mar.



Pobre niño. Tenía las orejas muy grandes, y, cuando se ponía de espaldas a la ventana, se volvían encarnadas. Pobre niño, estaba doblado, amarillo. Vino el hombre que curaba, detrás de sus gafas. “El mar -dijo-; el mar, el mar”. Todo el mundo empezó a hacer maletas y a hablar del mar. Tenían una prisa muy grande. El niño se figuró que el mar era como estar dentro de una caracola grandísima, llena de rumores, cánticos, voces que gritaban muy lejos, con un largo eco. Creía que el mar era alto y verde.
Pero cuando llegó al mar se quedó parado. Su piel, ¡qué extraña era allí! “Madre -dijo, porque sentía vergüenza-, quiero ver hasta dónde me llega el mar”.
Él, que creyó el mar alto y verde, lo veía blanco, como el borde de la cerveza, cosquilleándole, frío, la punta de los pies.
“¡Voy a ver hasta dónde me llega el mar!”. Y anduvo, anduvo, anduvo. El mar, ¡qué cosa rara!, crecía, se volvía azul, violeta. Le llegó a las rodillas. Luego, a la cintura, al pecho, a los labios, a los ojos. Entonces, le entró en las orejas el eco largo, las voces que llaman lejos. Y en los ojos, todo el color. ¡Ah, sí, por fin, el mar era de verdad! Era una grande, inmensa caracola. El mar, verdaderamente, era alto y verde.
Pero los de la orilla no entendían nada de nada. Encima, se ponían a llorar a gritos, y decían: “¡Qué desgracia! ¡Señor, qué gran desgracia!”.

Ana María Matute.

martes, 24 de junio de 2014

¿Eliminar?. ¿Guardar?.



Y te quedas un segundo en suspenso…..oprimes la tecla……¿está usted seguro?, este contacto se eliminará para siempre….esperas dos segundos….SI. Porqué mantenemos en nuestras listas de contactos unos nombres si y otros no, a veces le das vueltas a un nombre propio…..Luis Alberto…..ummmmm y quien puñetas era este tío….te exprimes la memoria, miras el número de teléfono, nada, pasados semanas o meses o lo recuerdas o aparece en relación a otro tema…..para qué borraría yo a este.
Sin embargo otros contactos los fusilamos por rabia…….mira esta que le llevo felicitado quince cumpleaños y ni se acuerda de mi para nada…..anda y que le den. El mes siguiente andas trasteando aquí y allá para recuperarlo, no porque te vayan a felicitar, sino que los recuerdos con ella fueron de los buenos y eso de eliminar aunque sea un número de teléfono parece como un hilo salvador que aun mantiene ahí la posibilidad de conectar de nuevo.
Nuestra memoria y nuestra lista van de la mano, aunque la lista perdura aun mas, porque no tiene emociones, para borrar es necesario darle al OK. Pero nuestra memoria nos elimina del presente y futuro.
Estar en contacto es cosa de dos, dirán que los metódicos tienen  ventaja o los maniáticos de fechas y onomásticas, vale, pero se toman el trabajo de no olvidarte, para esto son las listas para los que somos algo perrillos y saludamos a la semana siguiente o a eso de las tres de la madrugada mandamos un washapp por aquello del momento etilico-sentimental……..
-Buenas noches Susana, como estás, quiero que sepas que me acuerdo muchísimo de ti y que creo que te quiero.
-…………………………….siete minutos………
-que haces despierto a estas horas.
-respingo……………..me estaba acordándote de ti…y tu?
-tengo guardia  esta noche, ya sabes……..en el hospital………..desde hace veinte años.
-es cierto, vaya puntería, pues nada miraba los números de teléfono he visto el tuyo y me ha entrado un no se qué y te he echado de menos.
-pues al ver tu mensaje, primero no te iba  a responder pero luego………. yo a ti también mamarracho, sobre todo, en navidad, en mi cumpleaños, en verano y en esa tarde que me dejaste tirada en la biblioteca de la facultad. Por cierto te casaste con la cateta-esmirriada-sabihonda y nadadora……como se llamaba.
-Matilde nadadora?
-si nada por delante y nada por detrás.
-Pues si.
-Supongo que divorciado, arruinado, aburrido, con dos copitas. Ella se volvió a casar con tu amigo intimo el de las gafitas no?.
-Y como lo sabes?.
-Hijo estaba cantado.
-Y tu……………
-Que si me he casado, pues si y separada, con dos niñas, él se fue según dijo a aclarar sus ideas una noche y las aclaro con una de su pueblo, tuvo otros tres niños y dos trabajos para terminar de aclararse. Pero vamos estoy bien.
-Que haces mañana.
-Dormir y creo que tu también.
-……………..
-Llámame el viernes, que viene el padre por las niñas…..y no borres mi numero capullo, (todos los tíos sois unos capullos).
-Bueno Susana no te pongas asi…….yo…….
- Si, tu nada, tu eres un capullo y de los gordos……acuérdate de llamarme el viernes, no me vayas a dejar tirada y tráete alguna foto de tu hijo.
-Cómo sabes que tengo un hijo.
-Ves como eres un mamarracho y un capullo, apaga el móvil y duerme la mona.


No soy un grano de anís.



No soy un grano de anís. Soy una niña y tengo siete años. Los cinco de la mano derecha y dos de la izquierda. Y cuando me yergo puedo mirar de frente las rodillas de mi padre. Más arriba no. Me imagino que sigue creciendo como un gran árbol y que en su rama más alta está agazapado un tigre diminuto. Mi madre es diferente. Sobre su pelo —tan negro, tan espeso, tan crespo— pasan los pájaros y les gusta y se quedan. Me lo imagino nada más. Nunca lo he visto. Miro lo que está a mi nivel. Ciertos arbustos con las hojas carcomidas por los insectos; los pupitres manchados de tinta; mi hermano.


" Balún Canán", Rosario Castellanos.

domingo, 15 de junio de 2014

Perdona.




















No me he perdido
....perdona,
estuve recomponiendo
mi corazón.
Esto de estar enamorado
tanto tiempo
de ti,no es fácil.

Quizás si tuviera
un reloj de 35 horas
y días a tono,
 quizás.

O quizás moriría
no se.
Esto de estar enamorado
tanto tiempo de ti,
no es fácil.

Quizás si tuviera
tus ojos,
o tu sonrisa, mi jefe
no preguntaría por mis ojeras.

Tienes idea cariño
¿donde pude haber dejado mi  coche?
el miércoles,  si....eso.




Para desnudarte.

.....Una sugerencia.....

Para mirarte entre besos.

¿Bailas?

Música para unas copas contigo

miércoles, 4 de junio de 2014

Esto no es un poema.



























Esto no es más que un gran pretexto para
                                                                     poder decir
no me acostumbro a no tener tus manos temblando
                                                                     entre las mías,
no me acostumbro a mirarte a los ojos a distancia.
Una mirada tuya vale más que una ciudad abierta.
Yo he conocido cómo todos los vientos ardorosos
                                                                      te cantan.
No me acostumbro a reprimirme la ternura,
a confundir las palabras cuando asientes,
Hoy quiero comprometer todas mis cartas;
es corta la vida:  no quiero lamentar tanto silencio.
No me acostumbro nunca a no llamarte,
a no sentir tu voz,
a ser un rostro más contra la lluvia.
                                                   Pero acaso deba acostumbrarme.
Acaso arrastre el próximo verano.
Quizás amor sea una palabra excesiva entre
                                                   nosotros
                                                  quizá
sea todo sombra callada
para poder a veces
cuando estalle.


Chely Lima.




Primer poema.


















y sucedió que miraba el sol en la llanura
el viento
y allá lejos las nubes
y más lejos el río que se llevaba el asombro de los árboles

y sucedió que sentía pasar las estaciones
y caían los ojos de los puentes en maderos enterrados

ya no se reconocía el balbuceo de las piedras
ni los gritos que brotaban de la tierra

y sucedió que
mientras dormía
me rondaban rumores que decían

escucha cómo te llaman los caminos
escucha las voces que pronuncian tu nombre
escucha el mensaje de la lejanía

recupera los signos
para escribir
la lluvia
el amor
el silencio

y aquel olor a pueblo anochecido

en cada palabra se iba preparando el corazón
y los sentidos

me quedé suspendida en el instante
a recibir el llanto de una estrella

y aprendí que todo se acercaba
para darme su lección de ausencia


Teresa Martín Tafarell.







martes, 3 de junio de 2014

Desnúdate.

















A Maram

Te pedí que te desnudaras para mí.
Quería ver la hermosura de tu cuerpo.
En la estancia del hotel,
La luz de un sol moribundo
Suavizaba las formas;
Pintaba tu silueta
De un dorado perfecto
Como en un cuadro de Hopper.
Espléndida, tu espalda
Se arqueaba en la cintura.
Tus nalgas de terciopelo,
Sugerían el más delicioso bocado.
Tus senos, sin ser abundantes, erguían
Sus oscuros botones
Hacia unos invisibles labios.
El pubis, negro azabache,
Levemente convexo,
Guardaba su más preciado tesoro,
Una fuente de ajenjo
Para perder en ella toda noción,
Todo sentido.
Todo…
Ante tan fascinantes hallazgos.
La emoción fue vértigo en mis manos
Pero ellas no fueron al encuentro
De tus intuidos encantos.
Permanecieron mudas ante el milagro.
Hoy en el recuerdo, se rebelan mis dedos
Y, en la cálida cuenca del deseo,
Laten todavía
Los rayos de aquel sol declinante
Que lamieron tu piel.


Jeannine Alcaraz-

domingo, 1 de junio de 2014

A propósito de Eros.





De todas las terrenas servidumbres
que aprisionan mi afán en esta cárcel
me confieso deudora de la carne
y de todos sus íntimos vaivenes
que me hacen más feliz
y menos libre.

A veces, sin embargo,
la esclavitud se muestra soberana
y me siento señora del destino.

Porque sé amar, porque probé la fruta
y no maldije nunca su sabor agridulce,
porque puedo ofrecer mi corazón intacto
si el camino se digna requerirlo,
porque resisto en pie, con humilde firmeza,
el rigor de este fuego que enloquece.

En este fragor mudo en el que todos somos
rufianes, vagabundos, desposeídos y presos
no existen vencedores ni vencidos
y mañana no arrienda la ganancia de ayer.

Que no entre en la batalla quien sucumba
ante el rencor pequeño de las humillaciones.

Sabed, son necesarias descomunales dosis
de grandeza de espíritu y coraje
en las lides calladas de la pasión humana.

La recompensa, en cambio, es sustanciosa.

Ser súbdito tan sólo de la naturaleza,
no temer a la muerte ni al olvido,
no aceptarle a la vida una limosna,
no conformarse con menos que todo.

Raquel Lanseros.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...