A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

miércoles, 7 de octubre de 2015

Un Ángel pero rubia.



Seguro que usted también  tiene un ángel de la guardia, esa persona que parece tener un GPS o una cámara espía y cuando su cara comienza a descolgarse como una puerta vieja aparece por arte de mágia en forma de llamada a la puerta o a su teléfono móvil. Esa amigo o amiga que hasta el término se le queda corto, que no se sabe por qué no llego a ser su pareja definitiva pero que visto los años y su importancia se lo merecería. Quien sabe a lo mejor es porque te quiere sin reservas y tu a ella es por lo que todo quedo tal cual.
La mía para ajustarse a la imagen oficial es efectivamente rubia, sin alas, pero da unos abrazos supercálidos. Llego de improviso en medio de la primera lluvia de otoño…
-Venga arréglate, te doy diez minutos y cámbiate de cara.
Es lo que me gusta de ella esa sonrisa perpetua que lleva ahí treinta años, esa forma tan dulce que no te cabe otra que rendirte.
-Te he pedido un café y en taza, muy caliente. Siéntate y cuenta.
Es absurdo preguntarle que cómo sabe que hay cosas que contar, eso no se le pregunta a los ángeles, que tontería. Y arremeto con la lista del supermercado, que no es más que todas esas cosas que los demás se dedican a dejarte clavadas con chinchetitas, como si tu pecho y espalda fueran de un material insensible. Que curioso que en la vida de  existan esos dos prototipos, unos que jamás llaman a tu puerta para darte una alegría, al contrario te dejan directamente en la consulta del sicólogo y en el lado opuesto mi ángel.
-sabes, le contesto, ya se me ha olvidado, como comprenderás tenerte aquí enfrente ya es la alegría de este mes, así que al carajo.
-Pues apaga ese móvil me contesta.
Con mi maravillosa taza de cafelito en una mano doy vueltas a la cucharilla mirándola y todo se me olvida. Cómo sabias…..
-Que cómo me he dado cuenta, pues hijo que sois los tíos más simples que el mecanismo de una paraguas, solo tengo que calcular la longitud de tu silencia, el perfil del washapp y pienso…ya le están dando fuerte y flojo a mi niño, no sé por qué te dejas maltratar.
Esta dejando de llover, huele a tierra mojada, una pareja viene bajo la chaqueta de él creo, se oyen sus risas y me enternece esa pareja, también mi angel. Cómo sería la manera adecuada de pagar algo asi.
-Te quiero rubia y mucho, aun no se por qué no vivimos juntos. Eres mi ángel de la guarda
-Quizás porque nos queremos por eso mismo.
Nos quedamos allí un largo rato y la tarde se transforma en noche, siento en todo momento sus alas, nos cogemos las manos bajo la mesa y pienso que merecería la pena hacer el amor con un ángel..
-Quedaría todo perdido de plumas dice ella, pero algún día será.
-Qué decías respondo.
- Que me miras con esos ojillos de pícaro y se que piensas en lo que pasaría si hiciéramos el amor.


1 comentario:

Rive Gauche dijo...

Esto que ha escrito es precioso sí es cierto y realmente tiene un ángel rubia vaya suerte que tiene y ella como usted cómo se le ocurren tantas cosas?... tiene usted bastante imaginación o una vida muy llena de amor. Un abrazo enorme

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...