A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Cruzar la calle.


En marcha de nuevo, pisar las calles, desplegar en cualquier esquina un gran mapa de sueños y deseos atrasados, lo mismo que esa pareja de turistas extraviados, que se sumergen en el laberinto de calles dibujadas en su papel. ¿Cuanto  hará  que no paso por aquí ? recuerdo que esto era una joyería, ahora es una tienda de complementos, una más con los mismos bolsos y pañuelos. Cambia la ciudad más rápida que nosotros en darnos cuenta. Cinco años que quitaron aquella joyería,  me aclara una señora con carrito de compra al lado. Ha visto mi cara y acude en mi ayuda. Le doy las gracias y sigo mirando de un lado a otro. El sol le da un brillo dorado a esta mañana de otoño y caigo en la cuenta de la cantidad de tiempo que no paseaba sin lugar donde ir.
Ese es el tema, no tener ni destino ni horario y un regusto agradable recorre mi espalda. Ser dueño de tu tiempo. Recuerdo ahora mismo el sueño de esta noche ,  nítidamente,  sin esfuerzo alguno. Curioso, volver a soñar. Suena mi teléfono móvil y una voz amiga de mujer comienza a hablarme, la oigo y pienso en ella, me gustaría tomar un café con ella. La interrumpo su interrogatorio sobre donde he estado hibernando.  Oye, perdona ¿te parece que sigamos hablando tu y yo ahora mismo en donde quieras?. Si, un café ,  bueno un té, tengo ganas de verte, que ya te podría haber invitado antes, lo sé . Te dejo que me riñas, pero tengo ganas de verte. ¿Dónde ? , si, diez minutos.
Miro  la minúscula foto del perfil, debe ser su hija la que esta con ella, es guapa, se parece a ella, ni pizca del padre, por  cierto un capullo,  hizo bien en mandarlo al carajo. No ha perdido aquella sonrisa tan bonita, pienso agrandando la foto. 
Es bonita la mañana, me gusta el tono dorado que se refleja en los escaparates. Espero que el semáforo permita que pase y la veo allá enfrente, agita su mano y despliega aquella sonrisa tan  bonita. Disfruto estos segundos antes de cruzar, sabiendo que me espera un abrazo y dos besos. Ahora mismo me doy cuenta de que hace mucho tiempo que desaparecieron los besos y las sonrisas en mis días. Pero, estoy a solo cinco metros que mi vida cambie. Sólo cruzar.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...