sábado, 12 de noviembre de 2016

En silencio.

Desnudos bajo la lluvia tibia de la ducha, recorrimos nuestros cuerpos intentando fingir que nos enjabonabamos. Sin hablar una palabra en meses, sin siquiera mirarnos, solo acariciándonos con frenesí .  Recorriendo  cada centímetro de la piel, recordando cada hueco, cada rizo de pelo. Unimos nuestras bocas con todo el deseo que teníamos aprisionado  el silencio de mil enfados.
Hablar? Todo lo dijimos mirándonos a los ojos, quien de los dos sería  el primero en decir "lo siento"  a quién  le importaba ahora detalles tontos.
Te lleve en brazos, mojada por dentro y fuera, devoré  la espuma que coronaba tus senos y nos hicimos el amor como siempre lo hicimos, con furia, con pasión,  con deseo, con amor.......
A horcajadas luego sobre mí, fuiste regando mi pecho con besos pequeñitos, ha sido siempre tu manera de hablar bajito.

No hay comentarios:

El rumor del mar.

Hasta que un profesor plasta explicó,  que cuando colocas una caracola en tu oído lo que oyes no es el mar sino el sonido de tu rieg...