sábado, 12 de noviembre de 2016

Siempre.





No te enamores de mí, porque te haré sufrir. Me susurró bajo un naranjo una mañana de abril. No dijo que me enseñaría a amar. Puede que lo aprendiéramos juntos. Pero así sucedió en verdad. 

No hay comentarios:

El rumor del mar.

Hasta que un profesor plasta explicó,  que cuando colocas una caracola en tu oído lo que oyes no es el mar sino el sonido de tu rieg...