A bordo.

Todo lo que usted puede leer es fruto de la imaginación , mía y de muchas personas qúé un dia me contaron.

martes, 6 de diciembre de 2016

Deseo, pasión, romance.

Recuerdo aquel silencio en el patio de  butacas, en la pantalla Jessica  Lange se recostaba en la mesa de la cocina y Jack Nicholson le hacía el amor. Al finalizar la escena todo el publico emitió un larguisimo suspiro, yo también. Seguidamente todos a la vez nos removidos en los asientos, incómodos ante la tensión que nos había aprisionado. Ese día tuve la imagen clara de lo que era la pasión, aplicada al sexo. Lo segundo que observe es que la mayoría de los espectadores de aquel día, conocíamos del sexo más la esfera romántica y hasta del deseo, que ese desarme visto en la escena.
Claro que entonces se había magnificado el amor romántico como antesala del sexo y mirado de reojo al deseo como asunto plebeyo. El deseo era como un atajo al sexo y eso era nada recomendable. Valiente sarta de manipulaciones.
Al final todos tuvimos nuestra ocasión de subirnos en aquella mesa y ponernos perdidos de harina. Perder los estribos si. Comenzar la casa por el tejado, también .  Pillar ese atajo del deseo tras una erupción  hormonal camino de tus labios. Salir del probador de aquellos grandes almacenes recomponiendonos  la ropa,  ante la mirada atónita  de dos señoras con sus ojos superabiertos.
Romance, pasión y deseo, tres paradas en esa línea de metro que conduce al amor, aunque nadie ha escrito que no puedas detenerte en una de ellas o pasar de largo, según el día.
Me gusta el romanticismo, es todo un arte, pero la sal de la vida es ver ese brillo, el deseo en los ojos de una mujer que parecen decirte, "desearía desnudarte y comerte a besos enterito". Eso y diez cosas más que solo ella sabe y no tiene inconveniente  en llevarlo a cabo una tras de otra.
La pasión?. Es salir a tronpicones del ascensor, e ir dejando prendas tiradas por doquier hasta la  misma alcoba sin acordarte de cerrar la puerta de tu casa.
Eso es lo que nos gustaría en realidad a casi todo el mundo y si es con la pareja de quien estas enamorado pues miel sobre hojuelas. En la receta de como hacer bien el amor lo romántico es un magnífico ingrediente, pero sin uno de los otros dos queda insípido y a la larga aburrido.
Bueno la verdad es que en estos momentos me dirijo a ese metro,  buscando en mis bolsillos unas moneda para el billete. Destino ya lo saben y pienso bajar en cada una de las tres paradas. Hasta la vista

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...